El Madrid exhibió su versión más rácana

Los blancos no fueron capaces de anotar tras los noventa minutos por primera vez esta temporada

El empate sin goles evita que los de Ancelotti aumenten su distancia al frente de la clasificación

El Real Madrid se quedó seco ante el Villarreal, que fue superior durante la mayor parte del encuentro disputado en el Santiago Bernabéu. Los blancos agotaron los goles ante el Mallorca y fueron incapaces de superar a Rulli, que solo tuvo que intervenir en un par de ocasiones, ya en el último cuarto de hora. Todo lo contrario que Courtois, que salvó al equipo de la derrota, pero no de un empate que impide a los de Ancelotti aumentar su diferencia al frente de la clasificación.

FICHA TÉCNICA

RMA

0-0

VIL

REAL MADRID

Courtois, Valverde, Militao, Alaba, Nacho, Casemiro, Asensio (Isco, 81'), Modric (Hazard, 73'), Rodrygo (Camavinga, 46'), Vinicius y Benzema.

VILLARREAL

Rulli, Foyth (Mario Gaspar, 86'), Albiol, Pau Torres, Alberto Moreno, Capoue, Parejo, Coquelin (Moi Gómez, 58'), Yeremi Pino (Trigueros, 84'), Danjuma (Rubén Peña, 84') y Alcácer (Dia, 58').

ÁRBITRO

Jesús Gil Manzano (colegio extremeño). T.A.: Vinicius (40')/Coquelin (50'), Moi Gómez (70').

INCIDENCIAS

Partido correspondiente a la jornada número 7 disputado en el Santiago Bernabéu ante 23.985 espectadores.

Ancelotti le dio el lateral derecho a Valverde, despejando una de las incógnitas del once del Madrid, en el que también repitió Asensio tras sus tres goles en Mallorca y Rodrygo como extremo derecho. A la hora de la verdad fue el Villarreal quien llevó la iniciativa, quien se hizo con el balón y quien propuso dominar el diálogo sobre el césped. Los blancos jugaron un primer tiempo soso, casi apático, observando cómo su rival convertía, durante muchos tramos, el terreno de juego en un rondo gigante. Los de Emery ponían la música, el baile y las copas, aunque sin atreverse a dar el paso definitivo para acabar la noche a lo grande.

Y es que con Courtois no funciona insinuarse y guiñarle el ojo. Ni se inmuta. Suya fue la culpa de que el partido llegara al descanso sin goles. A los trece minutos Danjuma convirtió a Valverde y a Asensio en dos conos, se plantó en el área y disparo al segundo palo. La mano que sacó el belga para enviar a córner fue un escándalo. No hay muchos porteros capaces de algo así. Y repitió más tarde cuando Alcácer lo probó con la zurda, también en posición inmejorable. Thibaut fue el mejor del Madrid en el primer tiempo. No tuvo oposición entre sus compañeros.

Rodrygo aparecía por banda derecha sin convicción y Vinicius lo intentaba por la izquierda demasiado barroco. Modric apretaba desde la medular y a Benzema le llegaban pocos balones. Los blancos solo inquietaron a Rulli con un centro envenenado de Rodrygo que acabó en córner. Danjuma y Yeremi Pino comprometieron mucho más a la defensa madridista que Benzema y Vinicius a la castellonense. Nacho pidió penalti llegando al área desde atrás en un choque con Albiol. No hubo nada.

Camavinga, el hombre de moda en Chamartín, apareció en el segundo tiempo sustituyendo a Rodrygo. El Bernabéu aplaudió el cambio. Los blancos salieron más intensos, dispuestos a empezar el partido 45 minutos más tarde. Militao remató una falta lateral de Asensio y Benzema lo probó también de cabeza en fuera de juego. Dos llegadas en solo cinco minutos. Mucho más que en la primera mitad. Los 'groguets' reaccionaron con una contra que Danjuma finalizó con un disparo que Courtois volvió a rechazar. Fue un interruptor que volvió a conectar al Villarreal. Alcácer rozó un balón en el área pequeña que olía a gol antes de ser sustituido.

Ancelotti movió el banquillo y metió a Hazard. Pasaban los minutos, transcurrían los segundos, el balón iba de un lado a otro sin demasiado sentido y las áreas parecían zona restringida. Llegó el último cuarto de hora, ese en el que el Madrid cambia la cara, frunce el ceño y aprieta los dientes. Un centro de Hazard lo remató Isco, que acababa de entrar, obligando a Rulli a despejar como pudo. Fue su primera parada de mérito en el partido. Emery rompió la dinámica con tres cambios y uno de ellos, Rubén Peña, pidió penalti tras ser arrollado por Nacho. Jueguen, jueguen.

El Villarreal supo sufrir los últimos cinco minutos para arrancar un punto de un Santiago Bernabéu que por primera vez vio cómo su equipo no anotaba esta temporada.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil