Florentino Pérez echa un pulso a Casillas, Ramos y Cristiano

Alejandro Alcázar

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, parece decidido a dar carpetazo al proyecto que inició en el 2009 y buscar un nuevo camino para abrir otra etapa sin los Casillas, Ramos y Cristiano Ronaldo. El dirigente blanco ha hecho la cruz al portero y al central, y parece decidido a buscar las vueltas al portugués con la intención de que acabe pidiendo la cuenta. Una nueva época que quiere que sea liderada por Bale al que escolten los James, Isco, Kroos, Modric, Varane... y algún galáctico más que llegará cuando se deshaga de las actuales ‘vacas sagradas’ del vestuario. 

Cristiano, el próximo

Florentino mantiene un feroz pulso con Casillas, al que ha invitado a que se busque equipo cuando llegue David De Gea, facilitándole una salida económica satisfactoria: cubrir el sueldo si el equipo al que va no llega a los siete ‘kilos’ que gana en el Madrid. Íker, de momento, se resiste a irse.

El segundo en la lista es Sergio Ramos, con el que Florentino mantenía una relación personal excelente pero que se ha truncado por la subida de sueldo que exige el sevillano y que no está dispuesto a pagarle. Si el asunto Casillas es irreversible, el de Ramos lleva camino de serlo tras saberse que fue ofrecido a algún candidato a la presidencia del Barça. Una maniobra que no le va a perdonar salvo que rebaje sus pretensiones económicas. Ramos no ha pedido irse pero las dos partes están decididos a romper su matrimonio si llega una oferta irrechazable. De momento, el club dice que no tiene ninguna oferta por el sevillano y por el portero, y que son ellos los que presionan con filtraciones interesadas.  

Por último, la relación con Cristiano Ronaldo siempre se ha sostenido como un matrimonio de conveniencia: sus goles y su capacidad para generar ingresos han sido una barrera infranqueable para Florentino. Sin embargo, el fichaje de Bale va más allá de los estratégicamente deportivo. El presidente tiene que demostrar a su masa social que acertó fichándole y que económicamente la inversión tendrá retorno. Para ello está obligado a borrar del mapa al luso, que frena la explosión del galés. 

Cristiano está de vacaciones y parece alejado del pulso que el presidente mantiene con sus dos amigos, pero ha empezado a mandar mensajes a través de sus fuentes de confianza avisando que cuando vuelva no se va a callar. El portugués quiere jugar su última temporada en el Madrid para dejar su nombre al frente de todas las clasificaciones goleadoras de la historia del Madrid, y que su nombre quede grabado para siempre. Está dispuesto a sostener un pulso con el presidente y con Bale para conseguir su objetivo, pero con la libertad de decir en cada momento lo que piensa y que supone una amenaza ‘guerrera’ hacia la gestión del presidente.

En definitiva, Florentino se cargó a Ancelotti pese que era una medida impopular. Superado el trance, ha iniciado el pulso con sus lugartenientes, con los que más le defendieron, precisamente los mismos que se enfrentaron a su amigo Mourinho y le empujaron a irse. Los acontecimientos dirán, pero el guión se está cumpliendo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil