Florentino Pérez no se atreve a dar el siguiente paso con Mbappé

'L'Equipe' define los contactos que el Real Madrid ha mantenido con el PSG como “tímidos acercamientos”

Ni el jugador ni el presidente madridista contemplan enfrentarse con el club parisino y el fichaje está muy cuesta arriba

Florentino Pérez: Hoy no es un día fácil | sport

Pese a que algún popular 'youtuber' francés se atreva a proclamar a los cuatro vientos en su canal -disfrutó así de sus quince minutos de fama a nivel internacional- que el delantero del PSG Kylian Mbappé jugará la próxima temporada en el Real Madrid y que su fichaje será anunciado la última semana de mercado, la realidad de la operación es a día de hoy mucho más prosaica. La estrella de la selección francesa está todavía muy lejos del Santiago Bernabéu.

'L'Equipe' definió en su edición de ayer de forma muy ilustrativa los contactos mantenidos hasta el momento por el club madridista con los dirigentes del PSG. “Los tímidos acercamientos”, como los catalogó el diario deportivo francés, no auguran una rápida negociación ni permiten vislumbrar un final feliz para los intereses madridistas antes de se cierre el mercado estival de fichajes.

El problema de Florentino Pérez, presidente madridista, sigue siendo que su homólogo del club parisino, Nasser Al-Khelaïfi, no ha renunciado todavía a convencer a Mbappé de que renueve su contrato. Y económicamente el Real Madrid no tiene capacidad para competir con un club que está en manos del estado de Catar.

HOJA DE RUTA

Ni el delantero ni Florentino Pérez contemplan cambiar su hoja de ruta, basada en no enfrentarse con el PSG, así que el club madridista maneja escasos ases para acometer el fichaje de cara a la próxima temporada. El máximo dirigente madridista es consciente de que tiene que ir con pies de plomo, porque en lo alto de la pirámide del PSG está el emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani. No se puede pasar por alto que la empresa que Florentino Pérez preside, ACS, tiene importantes intereses en el emirato del golfo Pérsico.

Por su parte, Mbappé tampoco piensa forzar su salida del PSG y está dispuesto a cumplir el año de contrato que le queda. A falta de la presión que pueda ejercer el jugador, el Real Madrid no tiene suficiente bazas para forzar a los dirigentes del club parisino a iniciar las negociaciones en las próximas semanas. Todo lo contrario.

INFLEXIBLE

En los tímidos contactos mantenidos hasta ahora, el club blanco ha comprobado que el PSG se sigue mostrando inflexible y que no piensa abrir una negociación. A sus dirigentes ni siquiera les preocupa el hecho de que el contrato del delantero acabe dentro de un año. Al-Khelaïfi está convencido de que tarde o temprano acabará convenciendo al jugador con una oferta económica que no está en estos momentos al alcance del Real Madrid.

Florentino Pérez tiene pocos ases en la mano para negociar con Al-Khelaïfi

| EFE

Esa es precisamente la principal preocupación de Florentino Pérez. Sabe que si Mbappé sigue defendiendo la camiseta del PSG una temporada más, la presión sobre el jugador será brutal y nadie puede garantizar que no acabe cambiando de opinión y al final acepte firmar su renovación.

PRESIÓN

Florentino Pérez no se atreve a dar el siguiente paso. En cualquier otra negociación, como ya hizo en su día para fichar a Luis Figo, Zinedine Zidane, Ronaldo, David Beckham, Luka Modric o Gareth Bale, pondría toda la carne en el asador y no dudaría en alentar la rebeldía del jugador elegido. En esta ocasión, en cambio, el presidente madridista tiene que andar con pies de plomo para no provocar una guerra no desada con el PSG.

La realidad es que el fichaje de Mbappé está en estos momentos muy cuesta arriba. El delantero francés es el gran sueño de Florentino Pérez para devolver la ilusión a una afición aletargada tras un año y medio de ausencia de las gradas por culpa de la pandemia y huérfana de títulos. El club madridista necesita estímulos para recuperarse económicamente y también para afrontar la reapertura del Santiago Bernabéu, pese a que las obras de remodelación siguen adelante.

Y nada hace aventurar que en las próximas semanas se produzca un cambio de escenario significativo que altere este guión.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil