Florentino pasa de la cantera

'La Fábrica' es un filón para vender jugadores, y con ese dinero fichar otros que a veces no son mejores

Los técnicos no los ponen y prefieren caer con los fichajes del presidente que arriesgar con los filiales

Florentino Pérez confía en fichar a Mbappé
Florentino Pérez confía en fichar a Mbappé | EFE

A Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, no le interesan demasiado los jugadores que se forman en su cantera. En los últimos años está utilizando a los futbolistas que se forman en ‘La Fábrica’ para equilibrar los balances económicos.

Desde la temporada 2018-19, tras ganar su última Champions, se ha gastado 500 millones de euros en fichajes y ha ingresado casi 450 en traspasos. Casi la mitad de esas ventas, 250, han sido a costa de vender canteranos.

Sería un éxito si los que llegan son mejores que los que se van, pero en algunos casos no se justifica esa política al fichar jugadores que no mejoran algunas de las perlas formadas en las categorías base.

Achraf y Reguilón

El ejemplo más evidente es fichar a Odriozola (35 millones de euros) y a Mendy (48) para vender a Achraf (40) y a Reguilón (30).

El donostiarra y el francés no son mejores que el marroquí y el madrileño, lo peor es que el Madrid ha perdido en la doble operación 13 millones de euros (83 obtuvo por los fichajes y 70 por los traspasos).

Su última apuesta es Eduardo Camavinga, de 18 años del que hablan maravillas, ha pagado 30 millones más 15 en variables teniendo a un jugador como Arribas considerado la perla que más brilla de ‘La Fábrica’.

Eso sí, ha ampliado el contrato al canterano hasta el 2024 y ha elevado su cláusula a los 50 millones que pasará a ser de 100 cuando dé el salto a la primera plantilla. Alfombra roja para hacer caja.

Fichar bien

Una cosa es fichar jugadores con caché, formados y que no tienen nada que demostrar como hizo con Kroos y Modric por los que pagó 65 millones de euros.

Eso son dos grandes gestiones, pero de un tiempo a esta parte ha cambiado su política y se ha dedicado a fichar promesas a las que hay que formar sin valorar que tiene una cantera prolija y con jugadores prometedores.

Hay otros casos llamativos como la venta de Llorente al At. Madrid por 30 millones, su valor de mercado. No creyeron en él, Zidane a la cabeza, y en dos años ha elevado su valor hasta los 80 ‘kilos’. Odegaard, por ejemplo, lo fichó en 2015 por 3,7 millones y lo acaba de vender por 40.

Parece un negocio redondo pero son 10 millones menos del valor de mercado que llegó a tener tras su paso por la Real Sociedad, a lo que se añade la incertidumbre de cuál puede ser su techo.

Un bazar Florentino Pérez utiliza ‘La Fábrica’ como un bazar. Entre el año pasado y este ha vendido siete jugadores del Castilla por 2,5 millones de euros, y aunque se haya quedado el 50% de sus derechos, nadie le asegura que pueda recuperarlos por un precio sensato después de tomarse la molestia de formarlos durante años.

De Frutos, por ejemplo, es de los que apuntan alto pero el Levante no lo va a dejar escapar salvo que reciba una oferta considerable.

Le ofrecieron 10 millones este verano, pero no lo vendió porque no le valía la pena ganar 2,5 por un futbolista en pleno crecimiento. 

Solo Solari

El Madrid se ha convertido en un club formador que no se aprovecha de su trabajo salvo para hacer caja e invertirla en fichajes que en muchos casos no mejoran lo que venden.

A Morata le sacaron un pastón, 80 millones de euros, pero lo invirtieron todo en recuperar a Mariano, 21,5 M€ y fichar a Jovic, 60. Lo comido por lo servido. Y todo teniendo a Mayoral cedido en la Roma, donde ha marcado más goles que Jovic y Mariano juntos. 

Es cierto que para que los canteranos jueguen los entrenadores deben apostar por ellos, pero las urgencias en el Real Madrid son permanentes y los entrenadores prefieren perder con los fichajes que hace Florentino que arriesgar con canteranos.

Solo Solari tuvo el coraje de tirar de canteranos en los tres meses que estuvo, y puso en el mapa madridista a Valverde y a Reguilón, aunque el lateral fue sacrificado por 30 millones para dar capricho a Zidane que fichó a Mendy por 48. 

El Madrid puede entrar en una dinámica peligrosa si los padres de los jóvenes jugadores que ingresan en la base del Real Madrid perciben que el objetivo es hacer negocio con sus hijos, aunque sea una de las mejores ‘academias’ futbolísticas del mundo que te asegura ganarte la vida si escalas todos los peldaños hasta llegar al Castilla.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil