El Real Madrid sobrevive sin la BBC

Germán Bona

Sin Cristiano Ronaldo y sin Gareth Bale, que se quedaron en casa, el Madrid no fue tan vertical, pero salió airoso del compromiso en el feudo del Espanyol, fue de menos a más, y sigue al frente de la clasificación de la Liga Santander. James y Benzema, aun sin brillar, fueron efectivos y llevaron al triunfo a los de Zinedine Zidane, que sufrieron de lo lindo en la primera mitad y transitaron con comodidad en la segunda.

El Madrid se encontró de principio con muchas dificultades, el Espanyol cerró bien los espacios y se fue con valentía al ataque. La primera mitad fue intensa y accidentada, pero el ritmo y la intensidad no se resintieron. Solo empezar, Sergio Ramos vio una clara tarjeta amarilla por entrada a un activo Leo Baptistao, una incidencia destacable, pues luego debió ser expulsado.

La primera ocasión clara fue para el Madrid, a los 6 minutos en un chut del exblanquiazul Lucas Vázquez que fue cogiendo efecto. En el posterior córner, Ramos cabeceó muy solo, pero salió desviado.

El juego se vio interrumpido por la lesión de Piatti, se lo hizo solo, y la entrada de Álvaro Vázquez, que debutaba.

Y acto seguido, llegó una muy buena ocasión para el Espanyol. Leo Baptistao se aprovechó de la indecisión atrás de los centrales Sergio Ramos y Pepe, y su chut raso lo salvó Kiko Casilla, que no dejó resquicios en su salida.

El choque estaba abierto y no daba tregua. A los 19 minutos, nueva incidencia, con la lesión de Casemiro, que había topado con Diop, y la entrada de Kroos. El alemán le dio más orden y criterio a los de Zidane, que fueron haciéndose con el partido, aunque en el 24' llegó la polémica, cuando Ramos impactó el balón con el brazo izquierdo y luego le dio en el rostro. El árbitro le perdonó la expulsión.

Con el mayor dominio del Madrid, Lucas Vázquez reclamó penalti de Víctor Sánchez y Benzema marcó, pero estaba en fuera de juego cuando cabeceó. Apretaban los visitantes, pero la tuvo el Espanyol, y muy buena, en el 42'. El centro profundo de Javi López lo cabeceó muy bien Baptistao, y se fue fuera por poco.

Y cuando parecía que se iba a llegar al descanso con el marcador inicial, llegó el 0-1 en el descuento de la primera mitad. James recibió de Kroos, se fue de Hernán Pérez, le 'hizo un traje' a Diop y conectó un zurdazo muy seco y cruzado al que no pudo llegar Diego López. El gol del colombiano, que apenas había intervenido, fue un jarro de agua fría para los blanquiazules.

PLÁCIDA SEGUNDA MITAD PARA EL MADRID

La intensidad bajó en la segunda mitad, con un Espanyol más cansado y un Madrid que ya había hecho el trabajo y buscó dosificar esfuerzos. El Espanyol reclamó sin mucha convicción penalti a Baptistao de Pepe (52') y de Ramos a Hernán (63'), pero lo cierto es que le Madrid lo tenía bastante controlado y Diego López salvó el segundo en un acrobático remate de Benzema.

El Espanyol necesitaba un revulsivo y Quique dio entrada a Caicedo por un desaparecido Gerard. Pero se mantuvo la tónica. Se veía venir el segundo y llegó a 20 minutos para el final, tras una buena triangulación iniciada por Carvajal, seguida por Lucas Vázquez y rematada por Benzema.

A partir de aquí, ya estaba todo el pescado vendido, aunque el Espanyol no le perdió la cara al partido y Caicedo, a trompicones, tuvo una buena oportunidad para recortar diferencias. Pero ya quedaba muy poca gasolina y los de Zidane no tuvieron complicaciones para, sin hacer nada del otro mundo, sumar tres nuevos puntos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil