El escándalo arbitral esconde el bajón del Real Madrid

El escándalo arbitral esconde el bajón del Real Madrid

Los blancos se reafirmaron en el liderato gracias a los tres penaltis que señaló González Fuertes en Vigo

Courtois y Benzema volvieron a rescatar a equipo que ofreció una pobre imagen cuatro días antes de visitar Stamford Bridge

Llueve sobre mojado. El partido del pasado sábado en Balaídos fue el último ejemplo del trato especial que los árbitros están brindando al Real Madrid. El escándalo fue mayúsculo. Hasta tres penaltis a favor dispuso el equipo de Carlo Ancelotti para solucionar un partido que se le había complicado mucho por su propia desidia y por el empuje del cuadro gallego. El Celta llegó a ponerse 1-1 en el arranque de la segunda parte pese a que el colegiado le había anulado un gol poco antes del descanso a instancias del VAR por un fuera de juego de Iago Aspas al entender que había participado en la jugada al impedir que Alaba despejase el balón. 

El colegiado González Fuertes fue el gran protagonista del partido al poner todo de su parte para que el Real Madrid sumara los tres puntos. El VAR, cuyo responsable era curiosamente Cuadra Fernandez, nacido en Madrid pero perteneciente al comité balear, solo intervino para avisar al árbitro principal de la existencia de un fuera de juego en la jugada del gol de Galhardo que acabó siendo anulado. En cambio, se inhibió en las tres penas máximas al existir un contacto, por mínimo y ligero que este fuera.

POLÉMICA

La polémica prosiguió tras el partido en la sala de prensa. Iago Aspas calificó de "penaltitos" las dos primeras caídas en el área de Militao y Rodrygo y consideró que el tercero fue claramente un piscinazo de Mendy. El capitán celeste ironizó al afirmar que al árbitro "solo le ha faltado pitar otro para un ‘hat trick’ de Benzema, que parecía que era lo que quería y lo que buscaba".

Tampoco se mordió la lengua el técnico del Celta, Eduardo Coudet, que denunció que "el segundo penalti aún no lo vi, el primero me pareció muy dudoso y el tercero, nada. En las repeticiones se ve de frente que Kevin está sacando el pie y el que patea es Mendy".El técnico argentino aprovechó para recordar que las decisiones de González Fuertes también tenían mucha influencia en la carrera por el título de Liga. "Deben estar muy contentos con este partido el Sevilla, el Barça y el Atlético".

DESPLOME

González Fuertes señaló penalti en cada caída que se produjo en el área local y no tuvo en cuenta ni valoró la naturaleza del contacto ni si éste era suficiente para provocar el desplome del jugador madridista. El mejor ejemplo fue la acción del tercer penalti, que resultó decisivo a la postre ya que Benzema había desaprovechado previamente un segundo lanzamiento. Mendy se dejó caer y buscó descaradamente el contacto de Kevin. El árbitro picó.

La polémica arbitral escondió el mal partido que firmó en Balaídos el equipo madridista, que el próximo miércoles afronta el primero de los dos compromisos de cuartos de final ante el Chelsea. La dinámica del cuadro blanco no invita precisamente al optimismo. 

Courtois y Benzema volvieron a rescatar a un equipo que volvió a dar una pobre imagen. Los blancos no merecieron ganar, pero al margen de las ayudas arbitrales, sobrevivieron gracias a la falta de pegada del Celta y a las paradas del portero belga.

UN EQUIPO MEDIOCRE

Fue un equipo mediocre, desenganchado entre líneas y que volvió a dar un paso atrás sobre el campo. Sin vigor para la presión, esta acaba siendo descoordinada y el equipo se acaba rompiendo.

Y en el horizonte inmediato está la amenaza de la Liga de Campeones. Los blancos están obligados a cambiar de chip de cara al partido del próximo miércoles en Stamford Bridge. Los de Ancelotti han vuelto a las andadas y varios de sus jugadores están ofreciendo una versión muy pobre. Carvajal, Kroos y Vinicius no están respondiente y el equipo lo nota.

El equipo londinense llega herido al primer partido de la eliminatoria tras la goleada encajada el pasado sábado en su estadio ante un novato en la Premier League como el Brentford (1-4).