La defensa del Real Madrid, un coladero

La defensa del Real Madrid, un coladero

Manchester City - Real Madrid | De Bruyne puso el Etihad patas arriba ¡marcando en el minuto 2! | TELEFÓNICA

Una línea sólida toda la temporada se viene abajo, con nueve goles en contra en los últimos cuatro partidos

Courtois, discreto; Militao y Alaba, desgastados; Mendy a su aire, Carvajal sobrevive y Kroos ahogado de medio centro

Defender mejor es la llave para pasar a la final”. Así de rotundo se mostraba Carlo Ancelotti al final del partido ante el City. Y es que el Real Madrid se viene descosiendo por atrás encajando nueve goles en los últimos cuatro partidos. Una defensa que en Manchester fue un coladero. El City le metió cuatro pero pudieron ser más. Los zagueros titulares blancos llegan muy desgastados a este final de curso, ya sea por la acumulación de partidos o por los problemas físicos. Sólo Carvajal saca la cabeza (32 partidos jugados) después de un año intermitente por las lesiones, que le facilita llegar más fresco que sus compañeros de línea.

Menos mal que existe Benzema y a veces Vinicius, que saca al equipo del barro para reflotar un barco que parece que se hunde pero que acaba navegando con garbo. El francés ha marcado ocho goles en los tres últimos partidos de la Champions para ser el ‘Pichichi’ de la competición. Hace de contrapeso al bajón defensivo de unos zagueros a los que Ancelotti acompañó de un medio centro improvisado como Kroos (38 partidos) al que le superó la posición. Defensivamente el Madrid hizo aguas como viene haciéndolo en los últimos partidos.

TOCADOS Y DESGASTADOS

Es cierto que la defensa empieza desde el ataque, pero los errores individuales de los zagueros fueron demasiado evidentes como para acusar a todo el equipo. Los últimos tres partidos de Militao (45 partidos) le devuelven a la casilla de salida de aquellas primeras actuaciones con la camiseta blanca. Errático, midiendo mal y sobreactuando en muchas acciones, aunque su poderío físico le saca de apuros en los que se mete él solo. Le falta pausa y le sobra valentía.

Alaba (45) y Mendy (30) llegaban tocados y lo pagó el equipo. El austriaco llegó tarde a algunas citas y tampoco estuvo lúcido sacando el balón cuando es un jugador de garantías. Como a Militao, le pesan las piernas de una temporada en la que han brillado como tándem. Mendy dio espacios a Mahrez para que midiera sus centros al área. Los parones sufridos por las lesiones limitan su continuidad y lo nota. Además, es incapaz de agilizar el juego de primeras y se aturulla buscando pases. Así, metido todo en una coctelera, el Madrid encajó cuatro goles pero salió vivo gracias a las ocasiones falladas de los citizen y porque tienen a 'Messie Benzema'. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil