La crisis coge el puente aéreo: Zidane, más señalado que nunca

El técnico galo vuelve a estar en la picota tras una nueva decepción

Quitó a Benzema cuando su equipo necesitaba empatar y se ha 'olvidado' de Odegaard, su capricho en verano

Zidane, de nuevo en la picota
Zidane, de nuevo en la picota | AFP

Como suele decirse, Barça y Real Madrid son vasos comunicantes. Y aunque los azulgranas tampoco están para tirar cohetes, lo cierto es que vienen dibujando una línea ascendente en sus últimos partidos. Todo lo contrario que el Real Madrid, que ha arrancado este 2021 bloqueado y, de momento, ya ha dejado escapar la Supercopa de España, primer título de la temporada. En Liga, además, hay que recordar que los blancos suman sólo tres puntos más que los azulgranas. Zidane vuelve a estar en el centro de las críticas, al igual que Eden Hazard, que sigue sin demostrar nada.

Los medios de comunicación más afines al Real Madrid cargan este viernes contra la figura del técnico galo. Es más, incluso hay quien asegura que, de puertas hacia dentro, los jugadores reconocen estar viviendo un caos a nivel táctico. No es ninguna novedad que Zidane no trabaja especialmente el dibujo en la pizarra ni los mecanismos defensivos, algo que volvió a mostrarse claramente ante el Athletic.

Zidane, al que después de perder en Málaga no le importó saludar a Marcelino con una sonrisa de oreja a oreja, quitó a Benzema del terreno de juego cuando los blancos necesitaban pólvora ofensiva. Mariano entró en su lugar y, antes, Modric había dejado su sitio a Valverde. En Madrid nadie entiende el porqué de quitar a dos de los jugadores más importantes con 1-2 adverso en el marcador.

No solo eso. Odegaard, capricho de Zidane en verano, está totalmente marginado y no cuenta para el técnico galo. En cambio, 'Zizou' sí se ha empeñado en colocar a Lucas Vázquez como lateral derecho a pesar de que el gallego no deja de cometer errores que le cuestan caro a su equipo.

Otro de los señalados es Eden Hazard. El belga pasa desapercibido en los partidos y ni siquiera se atreve a encarar a los rivales. Los 115 millones que costó el ex del Chelsea son una losa, al igual que lo fueron para Jovic -ahora cedido al Eintracht- los 63 millones que se pagaron por él. Además, Vinicius, otra gran inversión de 45 millones, tampoco cuenta para Zidane haga lo que haga.

Ante este escenario cada vez más tenso, los nervios se han apoderado de Zidane. Siempre elegante en sus declaraciones, el galo parece haberse transformado en las últimas semanas: respuestas secas y cortantes a los periodistas -incluso en alguna ocasión desafiantes- y quejas sin ningún tipo de fundamento como las que virtió tras el empate en El Sadar ante Osasuna.

El alivio para el técnico madridista está en el calendario. Los próximos rivales del conjunto blanco son Alcoyano (Copa del Rey), Alavés, Levante y Huesca, cuatro encuentros de supuesta comodidad que deberían permitir al Real Madrid apaciguar los ánimos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil