Consenso madridista contra Bale

Todos los sectores coinciden apuntan a su salida tras los últimos acontecimientos

Su falta de compromiso con la camiseta blanca es clave en el rechazo general

 El delantero no quiso sostener el banderín con el escudo del club blanco durante la fotografía del 11 inicial antes del encuentro contra el PSG | sport

Gareth Bale ha dado otra vuelta de tuerca a su situación en el Real Madrid. Sus últimas declaraciones han caído como un jarro de agua fría confirmando su falta de compromiso con la camiseta blanca. Un futbolista que no se esfuerza con su equipo pero que se deja el alma con su selección. “Me emociona más jugar con Gales que con el Real Madrid”, dijo, lo que ha sido la gota que ha colmado el vaso. Todos los sectores del madridismo desean que se vaya: gran parte de los directivos, algunos compañeros pero, sobre todo, los aficionados.

Alejandro Alcázar

Gareth Bale

Esa falta de compromiso se intuía sobre el campo, donde ha dejado su sello en los partidos en los que arriesgó, pero en los que ha pasado desapercibido en la mayoría de los encuentros en los que ha defendido la camiseta blanca. Unos riesgos que asume siempre y sin reservas cuando defiende la camiseta de su país. Es un privilegio físico que tiende a quebrarse por esa facilidad a lesionarse y de la que se protege en los partidos que considera poco importantes.

NO ENCAJA EN EL ESPÍRITU DEL REAL MADRID

Su estancia en el Real Madrid se asemeja a la de un oficinista que no disfruta salvo en los días paga. Porque, eso sí, es el mejor pagado de la plantilla madridistaVive de lado el ambiente de un vestuario, que presume de ser una familia. Solo el apoyo de Florentino Pérez le ha mantenido en el equipo pese al pensamiento general de que un jugador con su talante no encaja en un equipo como el Real Madrid donde el compromiso es su principal virtud y que forma parte del espíritu de sus jugadores.

Bale lleva dos años amenazando con irse, desde sus goles en la final de Kiev al Liverpool. Una declaración de intenciones recibida con indiferencia, la misma que siente la afición por su jugador. Florentino Pérez prefirió vender a Cristiano Ronaldo antes que al galés, esperando que diera un paso al frente para liderar el equipo, pero no lo ha hecho.

Mientras siga en el Madrid, Zidane contará con él si cumple en el campo. De lo contrario, lo sentará sin reservas como ya hizo en temporadas anteriores y que le han valido los descalificativos del agente del galés Jonathan Barnett, que dijo de él que era “una vergüenza” por no “respetar” al jugador.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil