La conmovedora frase contra la guerra de Modric

La conmovedora frase contra la guerra de Modric

El regalo a Modric que no desaprovechó: la asistencia a Benzema para sentenciar la eliminatoria ante la Atalanta | MEDIAPRO

El centrocampista croata del Real Madrid pide el fin de la invasión rusa de Ucrania

"Crecí durante una guerra y no se lo deseo a nadie", ha recordado en un tuit

Luka Modric, centrocampista croata del Real Madrid, pidió que se detenga el "sinsentido" de la invasión rusa de Ucrania por el que "sólo muere gente inocente".

Modric sufrió en primera persona la dureza de una guerra, la de los Balcanes, que provocó que en 1991 emigrase a Zadar siendo un niño tras el asesinato de su abuelo.

Esa guerra marcó la infancia de Modric. "Crecí durante una guerra y no se lo deseo a nadie", recordó en un tuit en el que pidió el fin de la guerra provocada por Rusia.

"Debemos parar este sinsentido en el que solo muere gente inocente. Queremos vivir en paz. Fin a la guerra", escribió en su cuenta oficial de Twitter.

La guerra arrebató a Modric a un familiar con el que tenía una relación especial y lamenta no haya podido ver sus éxitos como futbolista. "Tenía una relación increíble con mi abuelo. Mis padres trabajaban y pasaba mucho tiempo con él", afirmó en una entrevista.

"Lo que pasó me marcó porque era muy joven y él era una persona muy importante. Me afectó mucho. Era pequeño y aún no era consciente de por qué pasan algunas cosas, pero tengo grabado cómo le fueron a buscar. Fue una situación muy triste para todos, pero sobrevivimos", añadió en Cope.

"Tenemos grandes recuerdos de él. Es una pena que no haya visto lo que he logrado, pero espero que lo haya visto desde arriba", deseó.

Las palabras de Modric son las de una persona cuya infancia estuvo marcada por un conflicto bélico que le obligó a vivir con refugiados.

"Nos fuimos a Zadar a un hotel con otros refugiados. Tenía seis años y vivía en 20 metros con mis padres y una hermana pequeña. Fue una infancia dura, pero la recuerdo con alegría. Había muchos niños y frente al hotel jugábamos al fútbol y podíamos no pensar en lo que pasaba alrededor", relató.

"A menudo caían las bombas, a lo mejor a cien metros, y teníamos que correr al búnker antes de volver a entrenar o irnos a casa. No lloraba, sabía que estaba pasando algo malo, pero había mucha gente y los niños jugábamos cuando podíamos", recordó.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil