Ancelotti se mete en problemas

El italiano afronta las primera curvas en su segunda etapa tras el empate ante el Villarreal y la derrota contra el Sheriff

El equipo madridista acabó desquiciado por los cambios de su técnico y las paradas del meta Athanasiadis

El Sheriff impone su ley en El Bernabéu: el resumen de la derrota del Real Madrid | TELEFONICA

Carlo Ancelotti es un técnico veterano y sabe que en el fútbol los problemas cambian de barrio con una inusitada rapidez. Por eso cuando el otro día le preguntaron por la situación del FC Barcelona, el italiano optó por mostrarse diplomático y no quiso hacer sangre con su colega Ronald Koeman. Todo lo contrario. Pocos días después y tras un empate contra el Villarreal en la Liga Santander y una derrota ante el modesto equipo del Sheriff Tiraspol, Ancelotti afronta las primeras curvas en su segunda etapa en el banquillo del Santiago Bernabéu.

El pasado fin de semana escuchó las primeras críticas serias por su planteamiento ante el Villarreal, donde alineó a Fede Valverde como lateral derecho, y colocó a Marco Asensio como centrocampista, entre otras decisiones controvertidas, y este martes ante el Sheriff volvió a demostrar que no tiene las cosas claras.

El equipo madridista empezó subestimando a su rival, un equipo inexperto y que debutaba en el Bernabéu, y acabó desquiciado por los cambios de su entrenador (hizo cuatro de golpe después del 1-1) y por las paradas del portero griego Giorgios Athanasiadis, que acabó siendo el héroe de su equipo y la pesadilla de los delanteros madridistas.

PROTESTAS

Los jugadores blancos no tuvieron su día, lo mismo que su técnico, al que se le notó un tanto crispado durante el partido. Sus protestas antes de que el colegiado señalara el discutible penalti sobre Vinicius que permitió que Benzema igualara el marcador le ocasionaron una amonestación. Ancelotti estaba nervioso y sus dudas se trasladaron al equipo.

El cuádruple cambio que hizo tras el 1-1 no tuvo el efecto buscado. Todo lo contrario. Desmontó el plan inicial y acabó colocando a Fede Valverde y Camavinga como laterales tras sustituir a Nacho y Miguel, los elegidos inicialmente.

Al Real Madrid le faltó fe y también un plan alternativo al verse por detrás en el marcador primero y después recurriendo a la épica en busca del tanto de la victoria. El definitivo gol de Thill supone un inesperado jarro de agua fría que rebaja notablemente las expectativas de un equipo que había empezado la temporada esperanzado tras haber encadenado seis victorias en sus siete primeros compromisos oficiales.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil