Ancelotti golea a Zidane

Ancelotti golea a Zidane

El italiano le da la Liga al Madrid después del aburrimiento que vivió su afición con el francés en el banquillo el año pasado

Los blancos llevan seis goles más esta temporada que en toda la Liga pasada con un estilo más ofensivo y vistoso

Carlo Ancelotti ha devuelto la alegría al madridismo. Además de ganar la Liga a instalado un estilo de juego más divertido y arriesgado que ha enganchado a una grada aburrida de la segunda etapa de Zidane. El francés impuso un fútbol rácano, previsible y sin recursos ofensivos. Prefería cubrirse las espaldas antes que arriesgar. Tocar mil veces sin avanzar buscando un error en la defensa rival en lugar de provocarlo. Un fútbol ‘parabrisas’ que pasó a mejor vida con el regreso de Ancelotti.“Qué significa jugar bien? Cada uno tiene su opinión. La mía es hacerlo bien cuando tienes el balón y cuando no. Si haces una buena fase de defensa o muy buena no significa que estás jugando bien si con el balón no lo estás haciendo bien. Y al revés. Jugar bien significa hacer bien las dos cosas. El fútbol es atacar y defender. Se puede hacer con un bloque bajo, medio o con una presión alta. Esto es el fútbol para mí y nadie me puede cambiar la idea”, decía el italiano hace unos días cuando le preguntaron sobre el asunto.

Asensio, tras su gol contra el Espanyol

| EFE

Y esa ha sido la línea que ha impuesto esta temporada en su equipo. Tomando como referencia la temporada pasada, la más cercana, el Madrid de Ancelotti lleva 108 goles en 49 partidos  frente a los 88 que marcaron en 52 partidos con Zidane en el banquillo: El Real Madrid no ganó ningún título y fue Zizou el que decidió irse pese a tener contrato en vigor. Eso sí, el galo sabía que la máxima de Florentino Pérez es prescindir de los entrenadores que no ganan ningún trofeo en una temporada, pero el presidente blanco lo iba a mantener en el cargo por ser un mito, empatía y ser un buen portavoz del club.

Con el italiano los blancos han ganado ya la Supercopa de España, y la Liga en el que ha sido el equipo más regular de la competición con sus lógicos altibajos. Y lo ha hecho con cuatro partidos de antelación. El Madrid de Zidane marcó 67 goles en 38 partidos de Liga y el de Ancelotti lleva 73 en 34 encuentros. El galo cerró su ‘círculo’ a los jugadores que le dieron la gloria en su primera etapa. Sólo apostó por Mendy, al que fichó él y Courtois como cambios de un once que el madridismo recitaba de memoria en el que solo le faltaba Cristiano Ronaldo. Su principal apuesta fue Asensio, al que Ancelotti dio continuidad hasta borrarlo de la ecuación dando salida a la dinámica creativa de Rodrygo.

Ancelotti tampoco es que haya cambiado demasiado pero ha dado continuidad a Vinicius y la alternativa Valverde y a Rodrygo prescindiendo de los dos jugadores más caros en la historia del Madrid, Hazard y Bale. Tenía la difícil misión de encajar una pareja de centrales inéditas, Militao, al que Zidane no dio ni bola, y Alaba, uno de los dos fichajes llegados al equipo en verano junto a Camavinga. Los dos zagueros encajaron como un guante en sus esquemas e hicieron olvidar a sus antecesores con más rapidez de la esperada. El italiano ha conjugado veteranía con juventud prescindiendo de Isco, Marcelo y Bale, tres jugadores básicos del equipo de los últimos ocho años. En definitiva ha hecho una transición ganando títulos y eso sí tiene mérito.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil