El 1x1 del Real Madrid en el clásico

Benzema y Valverde fueron los hombres más peligrosos en el Camp Nou

A Zidane le dio un ataque de entrenador y sustituyo al uruguayo en el tramo final

 El técnico blanco valoró el empate sin goles del clásico | GOL

El Real Madrid fue de más a menos en el Camp Nou. Tras una primera mitad intimidatoria, el cuadro de Concha Espina bajó revoluciones y acabó firmando un armisticio con el Barcelona. 

Courtois. (5) Poco exigido. El tallo belga apenas intervino ante la falta de productividad de la delantera barcelonista.

Carvajal. (5) Comedido. Se prodigó poco en ataque. Apenas alguna incursión esporádica. Zidane le incrustó como tercer central para tapar las subidas de Jordi Alba y Griezmann.

Ramos. (6) Oportuno. Salvó bajo palos una acción de Messi en la más clara oportunidad de los culés. Tapó a Suárez con solvencia.

Varane. (7) Imperial. El francés parece que juega andando, pero mide los tiempos y se avanza al corte como pocos centrales.

Mendy. (6) Tosco. Fue el lateral encargado de dar profundidad por banda izquierda. Le faltó calidad para generar incertidumbre.

Casemiro. (6) Destructivo. Tiene querencia por los tobillos del rival. Vio una tarjeta que le impedirá estar ante el Athletic. Si el juego de ataque pasa por sus botas, mal va el Madrid. 

Kroos. (5) Gaseosa. Brújula en el primer tiempo y desaparecido en combate como Chuck Norris tras el receso. 

Isco. (5) Hipster. Barba y pelito largo al aire, el malagueño se fajó en labores defensivas. Combinó bien, aunque estuvo muy aislado.

Valverde. (7) Maratoniano. El uruguayo crece y crece cada partido. Kilómetros en sus piernas para cubrir carencias. El compañero de trabajo que todo el mundo desea.

Bale. (5) Handicap. Titular por decreto de las altas esferas, el galés firmó un 'doble bogey' en el Camp Nou. Marcó un gol, justamente anulado. 

Benzema. (7) Artista. Está tocado por una varita mágica. Desde la marcha de Cristiano ha asumido todos los galones en ataque. Le faltó un compañero con el que asociarse.

Suplentes.

Rodrygo. Intranscendente. Zidane apostó por su 'niño bonito' para asustar cuando el partido estaba roto.

Modric. 'Stopper'. El croata salió para dar consistencia al centro del campo tras la entrada de Arturo Vidal.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil