Los motivos por los que el PSG ya no cree en Neymar

Los motivos por los que el PSG ya no cree en Neymar

Real Madrid - PSG: ¡No se lo podían creer! Las caras del momento más duro de Neymar y Messi | Telefónica

Su actitud dentro y fuera de los terrenos de juego genera disgusto en los despachos y en el vestuario

No ha respondido a las expectativas que generó su multimillonario fichaje procedente del Barça

En el PSG están hartos de Neymar Junior, que ya es contemplado como una de las inversiones más decepcionantes para un club que ha invertido más de 1.300 millones de euros en una década para intentar conquistar la Champions League. El brasileño, que en su momento debía ser la bandera del proyecto catarí en el club parisino, casi nunca ha estado a la altura de las expectativas que generó su fichaje en 2017.

El fichaje más caro de la historia

Neymar decidió dejar el Barça, en donde integraba junto a Messi y Luis Suárez un tridente que es historia del fútbol, para ser el líder del nuevo PSG. Pese a ser considerado el futuro heredero de Leo Messi en el Camp Nou, el brasileño forzó su salida del Barça tras la lluvia de millones que le ofreció Nasser Al-Khelaiffi.

Su cotización de mercado (según el portal Transfermarkt) era de 100 millones de euros, pero el PSG pagó la cláusula de 222 millones, disparando su valor hasta los 180 millones entre enero de 2018 y junio de 2019. Muy lejos de la estimación actual, en los 90 millones.

La realidad es que las expectativas en torno a Neymar se fueron diluyendo rápidamente, conforme se sucedían los problemas extradeportivos (juicios con el Barça, denuncias por presuntos abusos), las lesiones y los viajes fuera de tiempo a Brasil para acudir al cumpleaños de su hermana Nadine. Habitualmente, coincidiendo con lesiones que, para colmo, lo mermaban en las eliminatorias decisivas de la Champions o, directamente, lo dejaban en el dique seco.

Además, su comportamiento sobre el césped ha alimentado que en la Ligue 1 impere una imagen negativa de Neymar. Envuelto en trifulcas, las continuas filtraciones de su difícil adaptación a París y a Francia, así como sus flirteos para regresar al Barça, redondearon la idea de un Ney prepotente.

Hartos de su actitud y falta de competitividad

En el PSG están cansados con esta actitud de un Neymar que el pasado 5 de febrero cumplió los 30 años y que tiene firmado contrato hasta el 30 de junio de 2025. Y el hartazgo se extiende desde los despachos hasta el vestuario.

Kylian Mbappé, la estrella de presente y futuro francesa, que amenaza seriamente con abandonar el Parque de los Príncipes -acaba contra el 30 de junio- ha puesto sobre la mesa como uno de los argumentos para no renovar la falta de compromiso y profesionalidad por parte de algunos integrantes de la plantilla, con Neymar en el centro de los focos.

Estas dudas sobre la actitud de Ney se unen a las sensaciones que transmite el jugador desde los terrenos de juego. Cuando no ha sido baja por lesión, el brasileño tampoco ha sido capaz de marcar las diferencias.

Sin ir más lejos, la imagen de su pérdida de balón en el gol que sentencia al PSG en el Santiago Bernabéu está muy presente en las críticas. También, su incapacidad para liderar una reacción del equipo. En este caso, un déficit compartido con la mayor parte del resto de estrellas del conjunto parisino, quizás con la excepción (una vez más) de Mbappé. Para colmo, en la dura resaca tras la derrota de Madrid, tuvo que desmentir un enfrentamiento con Dunarumma.

En este contexto, los caprichos de Neymar, e incluso de su padre Neymar da Silva senior, incrementan la cuota de hartazgo de los dirigentes del PSG que se encuentran con un doble problema: intentar evitar la marcha de Mbappé y decidir qué hacer con Neymar.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil