Sport.es Menú

Lallana rescata un punto en Old Trafford

Un gol de Lallana a falta de cinco minutos para el final salvó un empate para el Liverpool ante el United

Los de Klopp se dejan los primeros puntos de la temporada y el City de Pep recorta distancias

Rashford y Van Dijk pugnan por un balón
Rashford y Van Dijk pugnan por un balón | EFE

Empate y gracias. El Liverpool de Klopp rascó un punto de Old Trafford (1-1) a falta de cinco minutos, que viendo el partido es un mal menor para el líder de la Premier. El Teatro de los Sueños se convirtió en un infierno para los ‘reds’Rashford adelantó al United en un gran arranque y Lallana, revulsivo, acabó salvando los muebles. Beneficiado del resultado sale el City de Guardiola, ahora a seis puntos de los de Klopp.

Pol Ballús

FICHA TÉCNICA

Premier League

MUN

1-1

LIV

Manchester United

De Gea; Wan-Bissaka, Lindelof, Maguire, Rojo, Young; McTominay, Fred, Pereira (Williams, M.90); James, Rashford (Martial, M.83).

Liverpool

Alisson; Alexander-Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson; Fabinho, Henderson (Lallana, M.71), Wijnaldum (Keita, M.82); Mané, Firmino, Origi (Oxlade-Chamberlain, M.60).

Goles

1-0 Rashford M.36; 1-1 Lallana M.85.

Árbitro

Martin Atkinson. TA: Fabinho.

Estadio

Old Trafford

Cuando no tienes nada, uno se agarra a los milagros. Algo así parecía la idea que el United inquietara al Liverpool. Lo sabía también Solskjaer, que se jugaba el puesto. Quizás por eso, el noruego creía: “Es el mejor momento para enfrentarnos al Liverpool”, dijo tras perder en Newcastle y caer a la 12ª plaza de la Premier. Esta vez, el mensaje caló en sus jugadores.

Se vio desde el arranque del clásico, con los jugadores del United saliendo hambrientos a por el líder de la Premier. Lastrados de calidad, pero con un extra de intensidad. El Liverpool, con la baja de Salah, salió a verlas venir a Old Trafford, que respondió con el mejor ambiente de la temporada. Lo agradecieron los de Solskjaer, refugiados en una defensa de cinco hombres, doble pivote por delante y dejando su suerte a las piernas de Rashford y James. La apuesta no pudo salir mejor.

De los dos veloces atacantes surgió la jugada que abrió el marcador: una carrera a la contra de James que centró al espacio del corazón del área, entre Matip y Alisson. Como un cohete, Rashford remató para hacer temblar el Teatro de los Sueños. Klopp, en cambio, enfureció. El gol llegó con polémica: Origi protestó una falta de Lindelof al recuperar la posesión que acabó en gol. Lo revisó el VAR, que aprobó el tanto. El enfado de Klopp aumentó todavía más cuando su mejor llegada del primer tiempo acabó en gol de Mané, pero esta vez el VAR sí lo anuló por un control previo con el brazo.

El resultado provocó un cambió de guión en la reanudación: el United dio claramente un paso atrás y cedió todo el protagonismo al Liverpool. Klopp buscó más lucidez dando entrada a Oxlade y Lallana mientras el United trataba de correr. Cuando se le acabó la gasolina a los locales, llegó el golpe de suerte del Liverpool.

Sin haber tenido una ocasión clara en toda la segunda mitad, un tenso centro de Robertson pasó por un mar de piernas antes de acabar en Lallana, que se lo encontró con la puerta vacía. La empujó el inglés para alegría de Klopp. No marcaba Lallana con el Liverpool desde mayo de 2017.

En cinco minutos el Liverpool la llegó a tener para ganar: un tiro de Oxlade que lamió el poste de De Gea. Se fue por poco. El Liverpool se quedó a las puertas de igualar el récord de 18 victorias seguidas en liga, y la Premier se aprieta. El City de Guardiola recorta dos puntos a los hombres de Klopp.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil