Un grupo de aficionados del Manchester United invade el campo de entrenamiento

Los asaltantes han llegado hasta las oficinas del club pidiendo la dimisión de la familia Glazer

Los red devils han renunciado a su participación en la Superliga europea

Los aficionados del United, indignados con los propietarios del club
Los aficionados del United, indignados con los propietarios del club | EFE

Daniel Guillén

Los aficionados del Manchester United han asaltado en la mañana del jueves el campo de entrenamiento para reclamar la dimisión de la familia Glazer, propietaria del club, en relación con la participación del equipo británico en la Superliga europea. Los asaltantes, que mostraban pancartas de "Glazer OUT", han llegado hasta las oficinas del club a modo de protesta pese a la renuncia del club a la competición.

Ante esta delicada situación, los pesos pesados del vestuario han intervenido: el técnico, Ole Gunnar Solskjaer, acompañado del jugador Menanja Matic y del asistente Michael Carrick, salió a apaciguar los ánimos y pedir tranquilidad a los aficionados. No han podido evitar que el grupo de aficionados saltara al campo de entrenamiento y llegara hasta las oficinas del club.

El propietario del club, Joel Glazer, era una de las figuras importantes del proyecto, en el que su equipo se convertía en uno de los fundadores y su persona se convertía en el vicepresidente. El que iba a ser la mano derecha del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, ha echado marcha atrás y se ha disculpado ante los aficionados del equipo.

Renuncia oficial a la Superliga europea

Tanto el Manchester United como los otros cinco equipos británicos implicados (Manchester City, Arsenal, Liverpool, Tottenham y Chelsea) han renunciado oficialmente a la Superliga después de la feroz reacción de los aficionados y del fútbol inglés en general. A través de un comunicado, la directiva devil decidió poner punto y final al proyecto 48 horas después de su presentación: "No participaremos en la Superliga europea. Hemos escuchado cuidadosamente la reacción de nuestros aficionados, del Gobierno del Reino Unido y de otros entes. Nos mantenemos comprometidos a trabajar con la comunidad futbolística para poner en marcha soluciones sostenibles para los retos a largo plazo a los que se enfrenta el fútbol".

Tras la renuncia de los equipos británicos, así como la de los italianos y el Atlético de Madrid, en el ambicioso proyecto de Florentino Pérez tan solo quedan el propio Real Madrid y el FC Barcelona, cuyo presidente, Joan Laporta, ha recalcado la importancia de este a nivel económico: "La Superliga es una necesidad, pero la última palabra la tendrán los socios. Los grandes clubes aportamos muchos recursos y hemos de poder dar nuestro punto de vista respecto al reparto económico".

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil