Sport.es Menú

Un expreso llamado Richarlison vacuna al Wolves en Goodison Park

El delantero brasileño fue el gran artífice del triunfo del Everton sobre el Wolverhampton.

El Everton concedió un gol en Goodison Park tras aguantar con la portería a cero durante sus últimos seis partidos y 549 minutos como locales.

El brasileño Richarlison, pieza clave del triunfo del Everton sobre el Wolves
El brasileño Richarlison, pieza clave del triunfo del Everton sobre el Wolves | AFP

El toma y daca entre Everton y Wolverhampton acabó con final feliz para los toffees. El conjunto de Liverpool se llevó el gato al agua al salir mejor parado de un inicio de manicomio, con tres tantos en 10 minutos. A Goodison Park se le hizo un nudo en la garganta con el 2-2 de Raúl Jiménez a 15' de la conclusión, pero la rotundidad de Richarlison, gran figura del duelo, apagó el fuego y anotó un 3-2 definitivo que hizo justicia a lo visto.

Franc Mendiola

FICHA TÉCNICA

Premier League

EVE

3-2

WOL

Everton

Pickford; Coleman, Yerry Mina, Digne, Keane; Delph, André Gomes; Sigurdsson, Iwobi (Bernard, 76'), Richarlison; Kean (Calvert-Lewin, 76').

Wolverhampton

Rui Patricio; Bennett, Coady, Boly; Vinagre, Sais (Moutinho, 59'), Neves (Neto, 84'), Adama Traoré, Dendoncker, Saiss; Cutrone (Diogo Jota, 68') y Raúl Jiménez.

Goles

1-0 M. 5 Richarlison. 1-1 M. 8 Saiss. 2-1 M. 11 Iwobi. 2-2 M. 75 Raúl Jiménez. 3-2 M. 80 Richarlison.

Árbitro

Anthony Taylor. TA: Delph / Vinagre, Raúl Jiménez, Boly (2A, 93'), Bennett.

Campo

Goodison Park.

El coqueto Goodison Park, una fortaleza para unos toffees que venían de ganar cinco partidos consecutivos como local en la Premier, acogió un festín de errores defensivos, y por ende de goles, en el primer tiempo del Everton-Wolverhampton. El equipo de Nuno Espiritu Santo regaló el 1-0 con apenas cinco minutos jugados. Coady, sin mirar la colocación de su portero, se la cedió en un balón envenenado que Rui Patricio pateó por defecto hacia la frontal. Allí, un Richarlison con la caña a punto no desaprovechó el caramelo y puso en ventaja a los toffees.

La alegría le duró entre poco y nada al Everton. Adama Traoré se zafó de Digne, duelo entre ex azulgranas, como si de un amateur y un juvenil se tratara. El balón quedó muerto en el punto de penalti por otro fallo estrepitoso en el despeje de la zaga azulona. Saiss, que pasaba por allí, solo tuvo que empujarla a red para consumar el 1-1 antes de cumplirse el minuto 10 de partido.

Pero tanto Everton como Wolverhampton habían desayunado fuerte. Hasta tal punto que, dos minutos después de la diana del empate, el conjunto de Marco da Silva recobró la ventaja con un cabezazo de Iwobi a centro de SigurdssonEl juego de los despropósitos, box to box y sin centro del campo, se apoderó de Goodison Park en un primer cuarto de hora frenético que debió ser culminado con el 2-2 de Cutrone, pero el disparo del argentino lo repelió Pickford con una gran parada.

Los Wolves serenaron la contienda en vista de que la cosa podía acabar muy mal para sus intereses. Aplacaron el duelo con mucho sentido, y de las internadas por el ala izquierda llegaron otro buen par de ocasiones para Raúl Jiménez y Cutrone.

Richarlison con la capa de héroe

Tanto los del Merseyside como los de Midlands se mostraron extrañamente apocados en la reanudación. Las comparaciones, odiosas respecto al arranque de partido. Es la Premier y se iba de campo a campo sin ton ni son, sí, pero ni Pickford ni Rui Patricio tuvieron que emplearse en acción alguna durante mucho rato.

Al portero de los toffees, de hecho, ni se le dio la ocasión para actuar cuando Raúl Jiménez, rematando con la testa un saque de banda estilo Rory Delap, empató la contienda con el 2-2. Era ese el gol el acicate que necesitaba la segunda mitad. Eléctrica de nueva, sin concesiones ni medias tintas, el Everton pasó de dar un respingo a marcar el 3-2 con la samba de Richarlison, otra vez protagonista. El Wolves concedió el enésimo envío desde la banda, y este lo cazó el carioca para, girando el cuello sobremanera, cabecear al fondo de las mallas el 3-2. On fire el brasileño.

Le sentó de bien el gol al Everton, con el cuchillo entre los dientes hasta el pitido final y haciendo sudar la gota gorda a Rui PatricioLos ‘lobos’ no supieron arrimarse de nuevo al marco de Pickford, el Everton controló a su antojo la situación y el marcador ya no se volvió a mover.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil