El City se encalla ante el Everton y Stekelenburg (1-1)

El City se encalla ante el Everton y Stekelenburg (1-1)

Stekelenburg fue el hombre clave en el City-Everton
Stekelenburg fue el hombre clave en el City-Everton | AFP

El City de Guardiola se encalló contra el Everton, y sobre todo contra Stekelenburg. El portero holandés se erigió como el hombre de la tarde salvando dos penaltis y múltiples llegadas locales. El sistema defensivo planteado por Koeman, una pared durante casi todo el partido, puso contra las cuerdas al líder de la Premier. Lukaku instauró el miedo en el cuerpo de los locales tras culminar una gran contra, pero Nolito salvo un punto en el tramo final.

Pep planteó un cambio de sistema, con muchos mensajes de cara al partido en Barcelona. El primero, la recuperación de De Bruyne y Sterling. Ambos disputaron los noventa minutos y llegarán en condiciones al partido de Champions. El segundo mensaje fue el descanso que dio a hombres presuntamente titulares, como el ‘Kun’ Agüero o Nolito. Los ‘skyblue’ salieron con tres defensas y un centro del campo poblado con la intención de dar más profundidad, tanto por dentro como por fuera.

La realidad es que el City dominó y controló. Consiguió llegar a línea de fondo y pasó gran parte del primer tiempo en campo rival. Por dentro, Silva y De Bruyne llevaban la manija del equipo, y a nivel defensivo Otamendi y Fernandinho destacaron en la anticipación. Pero no era el día del City. Ihenacho no estaba cómodo, y De Bruyne marró buenas opciones. La más clara el primer penalti que detuvo Stekelenburg. El Everton sobrevivía con unos centrales, Jagielka y Williams, muy expeditivos defendiendo en su área.

Los de Guardiola siguieron con el mismo guión tras el descanso, con un Everton satisfecho con seguir dentro del partido. Y más satisfechos estuvieron aún cuando Lukaku exhibió su poderío en una fantástica acción individual. Desbordó a Clichy a la contra y batió a Bravo. No era el día del City, pero sí el de Stekelenburg, que aún no tenía suficiente. Los de Koeman cometieron un claro segundo penalti sobre Agüero. El propio argentino asumió la responsabilidad, pero el City volvió a chocar contra una sensacional estirada del portero rival.

Pep dio entrada a Nolito, que cobró protagonismo a los pocos minutos de estar sobre el campo. El español se filtró en el interior del área para rematar con la cabeza, cual nueve puro, lejos del alcance de Stekelenburg. La igualada volvió a dar alas al Manchester City, que intentó quemar todas sus naves. Y los locales la tuvieron, con una genial acción de De Bruyne. El belga recogió un balón en la media punta, y mandó un tiro potentísimo que, cuando insinuaba con colarse por la escuadra, se vio desviado por otra milagrosa mano de Maarten Stekelenburg. El veterano portero, tras tal actuación, no estuvo dispuesto a marcharse del Etihad sin puntos.

En los últimos minutos, Guardiola lo intentó con Kompany como delantero centro para descolgar balones. Los intentos fueron en vano, y el Everton certificó un resultado más que positivo para sus intereses. El City, por su parte, llegará al Camp Nou en su peor momento en cuanto a resultados: Dos empates y una derrota en los últimos tres partidos.