Sport.es Menú

El Chelsea se dispara hacia el título

Superó con facilidad a un West Ham que le aguantó el pulso solo 25 minutos

Desde la temporada 2012-13 el líder no llevaba tanta ventaja al frente de la Premier

Diego Costa celebra el 0-2 con que el Chelsea sentenció su victoria
Diego Costa celebra el 0-2 con que el Chelsea sentenció su victoria | sport

Al Chelsea no hay quien le tosa en la Premier y nueve días después de derrotar en Stamford Bridge al Swansea dio un nuevo paso hacía el título, superando al West Ham en el Estadio Olímpico por 1-2 y confirmándose como el único favorito al mantener diez puntos de ventaja sobre el Tottenham con once jornadas por disputarse.

FICHA TÉCNICA

Premier League

West Ham

1-2

Chelsea

West Ham

Randolph, Kouyaté. Fonte, Reid (Byram 64'), Cresswell, Obiang, Noble (Fernandes 77'), Feghouli (Ayew 64'), Snodgrass, Lanzini y Carroll.

Chelsea

Courtois, Azpilicueta, David Luiz, Cahill, Marcos Alonso, Kanté, Cesc, Moses (Zouma 76'), Hazard (Willian 75'), Pedro (Matic 65') y Diego Costa.

Goles

0-1 M. 25 Hazard. 0-2 M. 50 Diego Costa. 1-3 M. 93 Lanzini.

Árbitro

Andre Marriner. Amonestó a Cesc.

Campo

Olympic Stadium. 56.984 espectadores.

Firme en defensa y solvente en el repliegue, el equipo de Antonio Conte es una maravilla en el contragolpe y de esta manera, con seriedad, sin más florituras de las necesarias y una rapidez endiablada sometió a un rival animoso de entrada y superado en cuanto recibió el primer gol. y que apenas pudo limpiar su imagen con un gol en el tiempo de descuento.

El West Ham, que no conoce la victoria como local desde el 14 de enero y ya fue aplastado por el Manchester City el tres de febrero, mantuvo el pulso con el líder durante 25 minutos, agobiando la portería de Courtois y hasta avisando con dos llegadas de cierto peligro... Hasta que recibió la puñalada en forma de contragolpe perfecto.

Cortó Kanté un balón en su lateral izquierdo y vio como Hazard Pedro se largaban a toda velocidad. Combinó el francés con el belga y éste tras conducir unos pocos metros le dejó el balón al español, quien le regaló de primeras una asistencia magnífica que concluyó con el gol tras superar la salida de Randolph. Un regalo para la vista. Una clase maestra.

Soberbio en la contención, a la carrera el equipo de Antonio Conte es magnífico

La diana del Chelsea apagó el ánimo de los hammers y provocó que el equipo de Conte, que había comenzado muy timorato, se hiciera con el mando del juego. Ya no se veía ese vértigo entre los hombres de Bilic ni aparecía con tanta frescura Lanzini, cada vez más retrasado, disfrutando de una calma agradecida el líder.

Apenas hasta los 40 minutos no disfrutó de una buena ocasión el West Ham, con un disparo de Lanzini que se fue arriba... Y al que respondió el Chelsea, con otra contra fenomenal llevada por Hazard que no pudo rematar Diego Costa y cuyo posterior zambombazo de Pedro salvó milagrosamente el meta local.

Salvo cataclismo impensable, la Premier League ya tiene ganador

La segunda parte mantuvo el interés durante cinco minutos. Herido a la carrera el West Ham, la sentencia llegó a balón parado, en un corner que llevó el balón de forma inverosímil hasta Diego Costa, que apenas tuvo que poner la pierna a boca de gol para lograr el 0-2. Y se acabó.

Sin capacidad de reacción, los hammers apenas pudieron mantenerse en pie frente a un Chelsea que en cuatro llegadas marcó dos goles y se mostró infinitamente superior... Casi sin necesidad de apretar el acelerador.

Más cerca el 0-3 que el 1-2, Courtois intervino un par de veces  mientras Randolph lo hacía hasta en tres ocasiones salvando a Hazard Diego Costa con llegadas que se aventuraban mortales, por más que Conte agitase el equipo con diversos cambios para dar descanso a sus hombres.

Acortó el West Ham en el tiempo añadido... pero el partido estaba ya sentenciado y sin más que decir. De hecho, un empate se habría adivinado tan sorprendente como injusto.

Desde la temporada 2012-13, cuando el Manchester United aventajaba en doce puntos al City (68 por 56), la Premier no tenía un color tan claro a estas alturas del torneo. Con once partidos por delante, apenas nadie puede sospechar que haya otro campeón que el Chelsea.

18 victorias, dos empates y una derrota en las últimas 21 jornadas son la mejor carta de presentación. La de un líder innegociable.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil