De Bruyne somete al Fulham

El Manchester City se impuso sin problemas en el partido 700 de Pep Guardiola en los banquillos

El belga volvió a liderar a los suyos con un gol, una asistencia, un balón al travesaño y un carrusel de ocasiones generadas

El fútbol es más fácil con Kevin De Bruyne. Habían pasado cinco minutos de partido y el belga ya había destartalado la defensa del Fulham con dos potenciales asistencias de gol. Cuando Kevin va a ese ritmo, es difícil pararlo. Lo corroboraron los londinenses. El Manchester City abrumó a los ‘cottagers’ en un duelo donde el 2-0 fue un resultado incluso corto, algo que no debería preocupar a un Pep Guardiola que pudo celebrar su partido 700 en los banquillos con un triunfo.

Pol Ballús

FICHA TÉCNICA

Premier League

MCI

2-0

FUL

Manchester City

Ederson; Cancelo, Stones, Dias, Mendy; Gündogan, Rodri, De Bruyne; Mahrez, Gabriel Jesus, Sterling.

Fulham

Areola; Aina, Andersen, Adarabioyo, Robinson; Anguissa, Reed (Lemina, M.68), Loftus-Cheek (Cairney, M.83); Reid (Kamara, M.72), Lookman, Cavaleiro.

Goles

1-0 M.5 Sterling; 2-0 M.25 De Bruyne.

Árbitro

Jonathan Moss. No mostró tarjetas.

Estadio

Etihad Stadium.

El Fulham tampoco pudo acabar con la maldición de los recién ascendidos en el Etihad. El City acumula 39 partidos sin perder en su feudo contra un club acabado de llegar a la Premier. Y los últimos ocho los ha saldado con un marcador global de 23-1 a su favor. El monólogo de los de Guardiola fue tan absoluto que el primer tiro a puerta del Fulham no llegó hasta el minuto 76 de partido, un intento de Cavaleiro que Ederson blocó sin problemas.

La declaración de intenciones de De Bruyne llegó a Manchester tan temprano como el árbitro sonó su silbato. Su primer balón a los atacantes no lo supieron convertir en gol Sterling y Mahrez, pero el City no llama a la puerta dos veces. El belga insistió con otro servició medido a la carrera de Sterling, demasiado rápido para los centrales visitantes, que la cruzó sin problemas ante un Areola vendido.

Los de Guardiola abrumaron en el primer tiempo. Cuando no era Kevin, llegaba Cancelo, un auténtico puñal por cualquier flanco en el que le toque jugar. Dias y Stones ordenaron de nuevo a la perfección la salida desde atrás, y los bisturís de Sterling y Mahrez desarbolaban la defensa londinense. Con los de Parker sin salir de su campo, Sterling acabó siendo derribado en el área. Pena máxima que convirtió De Bruyne en el gol 400 del City de Guardiola en la Premier League. Y sirvió para que Sterling se convierta en el jugador que ha provocado más penaltis de la historia de la liga inglesa, con un total de 20.

La segunda mitad siguió al son que quiso el City, con un De Bruyne que pudo agrandar su tarde, pero no lo hizo. Mandó un zurdazo al travesaño, perdonó otra contra ante Areola e incluso sirvió un centro perfecto para Rúben Dias, que erró en el remate. No se movió el marcador ni hizo falta. El City de Pep se aseguró tres puntos más en su versión más dominante.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil