Sport.es Menú

Triay y Sáinz ganan en Valladolid tras superar a las números uno

La pareja formada por Gemma Triay y Lucía Sáinz ganaron el Open Valladolid tras imponerse, en una reñida final (6-4, 4-6 y 6-3), a las actuales números uno, las hermanas Mapi y Majo Sánchez Alayeto

Han roto la racha de las hermanas, que habían vencido las tres últimas ediciones en Valladolid

Muñecazo espectacular de Mapi Sánchez Alayeto en la final del Vallaodlid Open | World Padel Tour

La pareja formada por Gemma Triay y Lucía Sáinz se hicieron este domingo con el Open Valladolid Trofeo UVA tras imponerse, en una reñida final (6-4, 4-6 y 6-3), a las actuales números uno del ránking mundial, las hermanas Mapi y Majo Sánchez Alayeto, que habían ganado las tres anteriores ediciones vallisoletanas.

Sport.es

La igualdad del partido se hizo evidente desde el primer juego, que tardaron en resolver 18 minutos y que además fue favorable a las gemelas zaragozanas, rompiendo el servicio de Sáinz. Pero la catalana y la menorquina no bajaron los brazos, y lucharon de manera encarnizada para igualar el marcador al romper el saque de Mapi.

De hecho, la dupla Triay-Sáinz supo hacer valer su servicio, para terminar de dar la puntilla a sus rivales en el último juego, tras volver a hacer una rotura en el servicio de Mapi, que le permitió adjudicarse el primer set con un 6-4.

Las hermanas, agresivas

Las hermanas "atómicas" mostraron mucha más agresividad en la segunda manga, y arriesgaron en sus golpes, en busca de la remontada, lo que lograron tras romper el quinto juego, de Lucía Sáinz, y sumar, no sin dificultades, sus respectivos servicios, para igualar el tanteo con otro 6-4.

Majo arrastraba molestias en la pierna y, esa dificultad, añadido al intenso calor que las jugadoras tuvieron que afrontar en la pista de la Plaza Mayor de Valladolid, terminó de decantar la balanza del lado de Triay-Sáinz, con una rotura del servicio de Majo en el octavo juego.

Lucía Sáinz, con esa ventaja, solo tuvo que hacer valer su saque para poner el punto final (6-3) a un disputadísimo encuentro, que duró casi tres horas, con juegos muy largos, en los que destacó especialmente la calidad de Triay, quien se llevó el trofeo a la mejor jugadora de la final.

Agotadas por el esfuerzo

Las dos parejas acabaron agotadas  y Mapi reconocía que, de haber "estado mejor, físicamente", ya que su hermana jugó con "molestias", podían haber ganado su cuarta final en Valladolid, pero la rotura del penúltimo juego fue "determinante" y terminó de "pasarles factura".

Lucía Sáinz, por su parte, reconoció que su entrega y esfuerzo, y "el jugar al cien por cien cada partido", había tenido "su recompensa" para restaurar la "deuda pendiente" que tenían en la prueba vallisoletana, de la que disputaron la final hace dos años pero "no" jugaron como "quisieron".

En su opinión, la clave estuvo en la capacidad de superar la presión impuesta por las hermanas Sánchez Alayeto tras ganar el segundo set, gracias a "un trabajo de equipo" en el que quiso destacar el grupo de "psicólogos y ergodinámica". 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil