Barça

El WhatsApp alentador de los directivos

OPINIÓN

Joan Vehils

@jvehils

El WhatsApp corrió por el grupo de directivos tras perder contra el Madrid en la Supercopa y antes de la derrota de San Mamés, pero el contenido y las intenciones siguen tan vigentes como hace una semana. El WhatsApp en cuestión explica todos los aspectos positivos que ha hecho el presidente, la junta directiva y los ejecutivos del club desde que accedieron al cargo hace ya más de diez meses.

El WhatsApp destaca diez de algunos de los hitos realizados hasta el momento como son los siguientes: Se pagan las nóminas y tenemos los proveedores al día, se ha reestructurado la deuda pasando de corto o largo plazo con un ahorro del 50% del gasto financiero, se ha reducido parte de la masa salarial de los jugadores, volvemos a estar activos en el mercado de fichajes, arranca la obra más importante del mundo a nivel deportivo con el proyecto ‘Espai Barça’, se están ultimando importantes acuerdos a nivel de ingresos y patrocinios, se ha recuperado la democracia en el club decidiendo por votación de toda la masa social las decisiones más trascendentes, hemos retirado el aval para poder presidir el club, pioneros en tecnología y en ser el primer club deportivo que hace unas elecciones con voto electrónico y se ha potenciado el fútbol femenino como demuestra el atrevimiento de abrir el Camp Nou para un partido.

El WhatsApp en cuestión acaba diciendo que queda mucho por hacer y que mantendrán siempre sus principios de que la propiedad del club es del socio, aspecto este innegociable. Finalmente se reclama paciencia, se afirma que hay una junta directiva cohesionada, un presidente que alienta y nos ilusiona y un equipo ejecutivo de altísimo nivel. Pues eso, cómo es normal en este tipo de arengas internas no existe ninguna crítica. De hecho, el principal problema es que el equipo no acaba de funcionar.

El propio presidente Laporta ya les dijo a los futbolistas en aquella arenga pública en el vestuario, tras la derrota contra el Madrid, que lo único que faltaba ahora era ganar. Porque si no se gana, de poco o nada sirve que el resto se haga bien. Y a día de hoy, ya se ha dejado escapar la Liga, la Copa y la Champions. Con este panorama lo más sensato sería centrarse única y exclusivamente en lograr el cuarto puesto en la Liga, preparar a fondo un equipo competitivo para la próxima temporada y no lanzar más mensajes ilusionantes. El equipo aún no ha vuelto. Así que dejen trabajar a Xavi e intenten traer a Halaand o la poca ilusión que les queda a los culés se irá al traste. Es lo que hay.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil