El Barça buscó salida para Coutinho pero no hubo una propuesta satisfactoria, el club negociará con el brasileño una rebaja salarial que se quedará por ahora una temporada más

Volver a brillar depende de él

OPINIÓN

Pichi Alonso

@PichiAlonso9

Muchos esperan que Coutinho sea uno de los grandes beneficiados con la marcha de Messi, pues el brasileño es un jugador de calidad técnica contrastada, que podría moverse por la zona de influencia en ataque que monopolizaba Leo. Técnicamente no creo que nadie dude de las capacidades futbolísticas del brasileño, pero en cambio, bajo mi punto de vista sí generan dudas su actitud, su personalidad y el poder dar un paso adelante para convertirse en uno de los jugadores importantes y protagonistas del juego ofensivo del equipo. Asumir la responsabilidad y echarse el equipo a sus espaldas es una incógnita.

A primera vista es un jugador que enamora por su técnica y su típica conducción de fuera hacia dentro en diagonal y su excelente disparo de rosca dejaba encantados a sus seguidores. Pero eso no es suficiente, se le debe exigir muchísimo más, precisamente porque parece tener argumentos para convertirse en un jugador protagonista, pero para ello debe ser mucho más regular en su rendimiento, mucho más continuo y protagonista y no solo en unas cuantas acciones individuales. Solamente así, Coutinho podrá convertirse en pieza clave para Koeman, y para ello, debe ser él el primero en creérselo. Ronald parece confiar mucho en el brasileño y saber cómo puede sacarle el mejor partido.

En el hipotético 4-3-3, su posición preferida podría ser la banda izquierda, como en el Liverpool o la selección brasileña, partiendo de esa banda hacia el centro, para participar del juego interior, elaborando acciones y combinaciones en tres cuartos de campo, para sacar partido de su excelente técnica y visión de juego para asistir a sus compañeros o finalizar. Sería un falso extremo, pues no tiene ni velocidad ni profundidad para serlo, que parte de esa posición dejando toda la banda para las incorporaciones de su lateral. El problema estriba en que en esa posición puede haber mucha competencia: Ansu Fati, Memphis o Dembélé pueden jugar ahí. Como interior en el 4-3-3 le falta recorrido y físico para ayudar defensivamente al equipo y, en caso de hacerlo, podría resentirse en el ataque. Además, viene de una lesión y necesitará coger la forma. Sea como fuere,  Coutinho tiene ante si una nueva oportunidad. De él depende. Tal vez sea su ultima oportunidad como azulgrana. Que la aproveche.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil