El vino de Pep y la marca Barça

El vino de Pep y la marca Barça

Carme Barceló

Periodista en SPORT

Messi y Guardiola, en el Barça
Messi y Guardiola, en el Barça | AFP

Jueves Santo a la vista y la parroquia culé se encomienda a todos los venerados para que el Barça cumpla el objetivo de plantarse en semifinales de la Europa League. Estos últimos días técnicos, jugadores y directivos han hecho un llamamiento para que el público peregrine a los estadios. Las vacaciones y, en algunos casos, los resultados invitan al ocio más que a la devoción. Lejos quedan aquellos tiempos en los que el Camp Nou era el templo futbolístico por excelencia y los partidos se pasaban como cuentas de un rosario que anhelabas rezar.

Es por ello que cuando escuché a Guardiola decirle a mi compañera Verónica Brunatti que le debe una botella de vino a Messi por todo lo que le dio, pensé que en esa mesa se daban cita la Santísima Trinidad. El Espíritu Santo no era otro que esa filosofía litúrgica que los unió, los hizo crecer y multiplicarse. El vía crucis lo vivían otros mientras en el estadio azulgrana se encendían velas para que aquella fiesta fuera eterna. Duró lo suficiente como para convertirlo casi en una religión. Oir a Pep es retrotraerse a un pasado que nunca volverá pero del que hoy empezamos a ver algún brote que mantiene la esperanza.

Cierto es que, aunque la procesión va por dentro, los jugadores de Xavi y el propio técnico han renovado la fé del barcelonismo. El 0-4 en el Santiago Bernabeu y las quince jornadas consecutivas que suma el equipo caminan en paralelo a la intranquilidad que genera. No comparto la creencia -básicamente fundamentada en la capital- de que el baño al Real Madrid fuera flor de un día. O que los de Ancelotti estaban desmotivados “por enfrentarse a un rival que está a años luz en la clasificación”, afirmación que quien esto firma escuchó en vivo y directo a un colaborador del programa ‘El Chiringuito de Jugones’.

Mientras allí solo piensan en como alinear a Mbappé, Haaland, Vinicius, Benzema y alguno más que acabará copando futuras portadas antes del 30 de junio, aquí trabajan duro a diario para que los Ansu Fati, Pedri, Busquets, Ter Stegen, Gavi, Frenkie de Jong o Aubameyang, por citar a algunos, acaben de construir los fundamentos del retorno. Será otro Barça pero será ‘marca Barça’. Igual el vino de Guardiola sirva para acompañar a lo que se está cocinando a fuego lento. Tranquilidad buenos alimentos y que el fútbol de calidad bendiga esta mesa.