La despedida de Leo Messi

La vida sin Leo Messi, seis meses después

OPINIÓN

Albert Masnou

Hubo quienes vislumbraron un futuro prometedor con la marcha de Leo Messi del Barça, porque era una liberación en el tema económico al sacarse de encima su elevada ficha, porque suponía desatascar el proyecto, pues Leo lo condicionaba todo; era como sacarse las esposas para tener libertad de movimientos sin pensar en lo que diría el argentino. Porque Messi, entendían estos iluminados, era el principal problema que tenía el Barça. Había que ser valientes y cortar por lo sano. ¿Qué mejor muestra de valentía que echando a Leo?, se dijeron.

Han pasado justo seis meses de la marcha de Leo Messi del FC Barcelona y los resultados de su ausencia son devastadores: quinta posición en la clasificación, tan cerca del antepenúltimo clasificado como del líder, fuera de los puestos que dan acceso tanto a la Liga de Campeones... El Barça marcó solo dos goles en la Liga de Campeones y quedó fuera de la fase de grupos por primera vez desde 2001, eliminado en semifinales de la Supercopa de España, eliminado de la Copa del Rey en octavos de final (no pasaba desde 2010)... y ha ganado solo 12 partidos de los 30 que ha disputado desde el inicio de curso.

Hubo alguien que el día de su despedida ya vislumbró que la marcha de Leo suponía la llegada de negros nubarrones: “Lo echaremos de menos. Íbamos a un campo cualquiera, jugábamos así, así, Leo marcaba un gol y daba una asistencia y volvíamos a casa con la victoria, pensando que habíamos jugado bien... pero no era así”, dijo. Y es ahora cuando tanto se echa de menos la figura de un ‘resuelveproblemas’ como Leo Messi. El Barça llora aún una decisión trágica para el club tanto a nivel deportivo... como económico, porque no hay que olvidar que desde que Messi se fue no ha entrado por la puerta del club ni un sponsor, que la venta de camisetas ha disminuido de forma alarmante por no decir que vamos camino de que al Camp Nou vaya más gente a ver un partido de fútbol femenino que masculino.

Hubo quienes vislumbraron un futuro prometedor sin Leo Messi y seis meses después el Barça anda sin rumbo, pues se pasa a celebrar una rebaja salarial igual que un gol, se califica como héroes a quienes han aceptado prorrogar sus elevadas fichas o se maldice al predecesor que hace más de un año que ya no está en el club.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil