Sport.es Menú
Ernesto Valverde, en rueda de prensa

Valverde marca su territorio en el Barça

OPINIÓN

Lluís Miguelsanz

Mensaje claro. No piensa dimitir. Expectación máxima para escuchar a Ernesto Valverde una vez madurada ya la hecatombre de Anfield en una rueda de prensa en la que el técnico no defraudó. Salió con el mensaje absolutamente meditado y lo soltó nada más comenzar su intervención: No piensa dimitir y se siente fuerte y respaldado para encabezar el nuevo proyecto deportivo blaugrana.

Lo dijo con contundencia de quien sabe que no piensa ceder a pesar de las presiones internas -que las hay- y externas tras el nuevo desencanto en la Champions. Valverde, con una renovación acabada de firmar, defendió su territorio asumiendo que una parte del público blaugrana le responsabiliza del 4-0 ante el Liverpool. Y aún fue más alla porque hizo pública su conversación con el presidente, que le transmitió su total apoyo, algo lógico cuando el equipo debe jugar una final de Copa en menos de 15 días. No es el momento de tomar decisiones en caliente pero, por si acaso, Valverde aclaró que él no piensa renunciar. Si no sigue en el Barça será porque le echan.

El descalabro europeo traerá consecuencias con total seguridad, pero Valverde ganará enteros con un tiempo que puede curar heridas si sale victorioso en la última final de la temporada. Ya en el pasado curso, el contundente triunfo ante el Sevilla le valió para reforzarse en el cargo, algo que ahora igual no le sirve.

Y es que el principal problema en el Barça no es valorar una posible salida de Valverde sino encontrar un sustituto que gestione el vestuario mejor que él y tenga la capacidad de liderar una remodelación que ya no puede esperar más. A Valverde le conocen, en el club han trabajado a gusto con él y su solvencia en el campeonato doméstico está más que contrastada. En el Barça nunca han sido partidarios de salidas traumáticas, por lo que el escenario no está tan claro. Valverde ahora gana por 1-0.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil