Messi lamentará eternamente la derrota en Liverpool

Una vergüenza que pasará a la historia

OPINIÓN

Lluís Mascaró

@LluisMascaro

Hoy el corazón de los culés de todo el mundo llora. De rabia. De impotencia. El corazón de los barcelonistas está destrozado. Apagado. Roto por el dolor. Y por la vergüenza. Vergüenza. No hay otro adjetivo para calificar el mayor fracaso de la historia del Barça. La humillación sufrida en Liverpool supera, de largo, a la padecida la pasada temporada en Roma. Y eso que todos tenían (teníamos) la lección aprendida.

El espantoso ridículo cosechado por el equipo de Valverde no tiene precedentes. Nada de lo que ha sucedido en el último siglo supera el estrepito de lo padecido en Anfield. Ni siquiera aquella fatídica final en Sevilla contra el Steaua de Bucarest en 1986, que se perdió a los penaltis cuando se pensaba ganada antes de jugarla. Ni el repaso del Milan de 1994 en Atenas, que fue el principio del fin del Dream Team de Cruyff. Nada. Sobre todo porque el Barça venía de haber ganado al Liverpool de Klopp por 3-0 en el partido de ida en el Camp Nou y todos, todos, aseguraban tener el recuerdo de Roma bien presente. ¡Qué vergüenza!  

Hay muchos culpables de este tremendo fracaso. Demasiados. Empezando por una junta directiva que no ha sabido planificar la temporada. Siguiendo por un entrenador que ha renunciado al estilo. Y terminando por unos jugadores que salieron al campo con el miedo en el cuerpo. Nadie se salva. Nadie.

Porque nadie fue capaz de evitar un nuevo ridículo. Porque nadie fue capaz de evitar un KO que marcará un antes y un después para este equipo. Para Valverde. Para Bartomeu. Y, lamentablemente, para Messi. El crack argentino había luchado desde el principio por “esa copa tan linda”. Ahora deberá asumir un trago muy amargo. Tremendamente amargo. Veremos si puede superarlo. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil