El último año de las vacas sagradas

El último año de las vacas sagradas

Joan Mª Batlle

Colaborador de SPORT

Piqué y Alba presenciaron junto a Busquets el choque desde el banquillo
Piqué y Alba presenciaron junto a Busquets el choque desde el banquillo | Valentí Enrich

La suerte está echada. Piqué y Alba han perdido la titularidad y va a ser muy difícil que la recuperen y la operación salida de Busquets ya se ha puesto en marcha. La gestión más complicada del fin de ciclo previo a la confección del nuevo Barça ya no tiene marcha atrás. Xavi es el entrenador que ha abordado la situación bajo parámetros exclusivamente deportivos.

La media temporada que dirigió de urgencia al Barça le sirvió para convencerse de que el final de etapa de Piqué y Alba no tenía solución. De ahí los fichajes realizados. Un central de primerísimo nivel, Koundé, y otro de gran y demostrada solvencia como Christensen. Ante la eclosión definitiva de Araujo y la juventud de Eric, Piqué es el quinto central. Intrascendencia pura.

Con Alba, igual: de titular indiscutible sin ninguna competencia a tercero de la fila tras Balde y Marcos Alonso. Con Busquets es distinto, pues Xavi le ve aún con facultades para competir, pero ya hay un plan para su salida el 30 de junio. Es el fin de la vacas sagradas.

LA GESTIÓN

Ahora hay que abordar la gestión del adiós de cada uno de ellos. Xavi espera que colaboren, como hizo él cuando entendió que había llegado su hora. Piqué y Alba tienen contrato hasta 2024, o sea que la situación podría encallarse con las consecuencias indeseadas que ello comportaría. Sin embargo, ambos han perdido el favor de mayoritario de la afición y eso les deja en situación de desventaja, máxime cuando sus contratos son vistos como un lastre casi diríamos que amoral.

Se les pedirá un acto de barcelonismo que veremos hasta qué punto están dispuestos a asumir. Hay mucho dinero en juego, cantidades importantes aplazadas, pero Piqué siempre dijo que él no sería un problema para el club. Con Alba se buscaría una rescisión de contrato incentivada que le permitiera fichar libre por otro equipo.

Busquets será el más fácil. Acaba contrato y quiere acabar bien y en paz con el Barça. Entre él y De Jong cubrirán el puesto esta temporada, el fichaje de Zubimendi será prioritario para el futuro y Busi se irá con todos los honores a la MLS, pues como en su día Xavi e Iniesta no quiere competir contra el Barça.