El triunfo de Dembélé es el triunfo de Xavi

El triunfo de Dembélé es el triunfo de Xavi

Lluís Mascaró
Dembélé celebrando su gol contra la Real Sociedad
Dembélé celebrando su gol contra la Real Sociedad | VALENTÍ ENRICH

Dembélé empieza a justificar la confianza ciega que Xavi depositó en él. Hace un año, cuando se rompieron las negociaciones para su renovación, el club decidió ‘apartar’ al jugador del equipo. Mateu Alemany, harto de las múltiples e infructuosas reuniones con su representante (Moussa Sissoko), llegó a asegurar públicamente que el futbolista francés no estaba comprometido y le conminó a abandonar el club “lo antes posible”. Pero Dembélé, conocedor de la devoción del técnico (”Es el mejor del mundo en su posición”, había dicho el entrenador), aguantó el envite (estuvo tres partidos sin jugar), se quedó en el Barça y a última hora acabó aceptando un nuevo contrato a la baja. El fichaje de Rapinha, que en principio tenía que ser su sustituto, representó un nuevo incentivo para el galo. Xavi redobló la apuesta por el extremo y esta temporada es titular indiscutible, con un rendimiento espectacular que culminó con la exhibición ante la Real Sociedad. El partido del martes es, sin duda, el mejor de Dembélé en sus cinco años como blaugrana. 

Atrás quedan las lesiones, los actos de indisciplina, las dudas y las críticas. Por fin el barcelonismo comprueba que el Dembélé del Borussia Dortmund de verdad existe. Ha tenido que pasar mucho tiempo, demasiado, para que el futbolista francés ‘explotara’, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Las extraordinarias estadísticas que protagonizó en los cuartos de final de Copa son el fiel reflejo de lo que es capaz de ofrecer el enorme talento de Dembélé. Y todo gracias a la confianza de Xavi. Sin la insistencia y el cariño del entrenador la ‘resurrección’ del extremo hubiera sido imposible. Porque el triunfo de Dembélé es, sin duda, el triunfo de Xavi.

Tras la confirmación de que Dembélé es una pieza indispensable en el nuevo Barça que se está construyendo, toca asegurar su continuidad. Porque la renovación de mínimos que firmó el verano pasado caduca en junio del 2024. Y el club no quiere entrar, nuevamente, en la dinámica perversa de las negociaciones interminables. Por eso, el próximo mes de febrero, Mateu Alemany tiene previsto iniciar los contactos con Moussa Sissoko para cerrar cuanto antes el nuevo contrato. Con unas condiciones que se adapten al rendimiento del futbolista y a los intereses del club. Dembélé solo tiene 25 años y una larga carrera por delante. Jugando como lo hace ahora puede contribuir mucho a que el Barça vuelva a ser un equipo campeón.