27 de septiembre de 2020. FC Barcelona 4 - Villarreal 0 LaLiga J.3 Ansu Fati marcó con la derecha el 2:0

No tiene tan mala pinta, ¿no?

OPINIÓN

Albert Masnou

El primer test serio del Barça acabó siendo un paseo y una demostración de que a los pesimistas se les puede acabar la cuerda rápido.

El Barça ha empezado bien y ahora toca certificarlo en un campo tradicionalmente difícil como es Balaídos. Los imputs son positivos porque Ansu es una bendición para el club (cuando en Madrid no entienden porque Rodrygo y Vinicius no siguen el mismo camino tras pagar una millonada por ellos), porque hay dos jugadores que parecen recuperados con este nuevo estilo de juego como es Alba y Busquets, porque

Coutinho está dando síntomas de recuperación y que, sin esperar que sea una explosión, sí puede aportar un extra.Y porque, pese a su juventud, la incorporación de Dest puede aportar mucho desde la banda. Y sobre todo porque Messi ha aportado este plus de tranquilidad para que todos los del vestuario vayan en un mismo sentido, remen juntos, como un grupo, como un equipo, que al final son los que acaban ganando títulos.

Y es que solo hay que ver que el Liverpool y el Bayern no tenían mejor once que el Barça pero les aplastaron por ser mejor equipo. Y en esto es lo que está Koeman, en construir un proyecto en el que todos puedan aportar sin jerarquías establecidas.

Koeman conoce el terreno que pisa y tiene ese carácter neerlandés que le permite tomar decisiones sin arrugarse, aunque se equivoque, pero yendo de cara y pensando siempre en el beneficio del grupo. Aunque duela, como ocurrió en ValenciaKoeman aplaude más que nadie las palabras de Messi porque sabe que son la base de una nueva manera de funcionar, muy diferente a lo visto hasta ahora.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil