Suárez ganó el partido y Bartomeu, la Asamblea

OPINIÓN

Luis Suárez decide. Al Barça le cuesta mucho enderezar los partidos desde que Messi se lesionó. Sin creatividad, sin criterio en el centro del campo y con una defensa irregular es complicado ganar partidos de manera holgada. Sin Leo, y sin Iniesta claro, los partidos se deciden ahora gracias a las individualidades. Un día Neymar, el otro Rakitic y ayer Suárez. Por cierto, fantástico aniversario, con hat-trick incluido, del uruguayo. Dicho esto, hay que recordar que este año nada será fácil... Por tanto, los jugadores no pueden caer en las provocaciones de los contrarios y deben olvidarse de los árbitros. La expulsión de Mascherano dejará todavía más endeble el centro del campo azulgrana. Lo mejor de todo es que se ganó, que el Barça sigue colíder y que queda un partido menos para que vuelva Messi.

De las esteladas a Cruyff. Cada vez que el presidente se cita ante los socios queda en mejor posición de la que partía. Ya sea a través de un referéndum, de las urnas o de la Asamblea. Bartomeu no es brillante pero aporta confianza. Tiene un poder de convicción que otros no tienen y la mayoría se pone de su lado. Así es Bartomeu, un presidente capaz de rebajar a la nada cualquier tipo de conflicto. Catar es hoy mucho menos problemático que la semana pasada. Por cierto, lo mejor de su discurso fue su contundencia con la UEFA por la sanción de las esteladas y el recuerdo a Cruyff. El socio aplaudió a rabiar los dos temas. Pues eso, que un partido menos y una Asamblea sin más. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil