Víctor Font tomó el pulso a la actualidad azulgrana

Sobre Font, ventas, avales y la auditoría

OPINIÓN

Joan Vehils

@jvehils

Leo en el diario económico Expansión que la empresa auditora PwC reforzará su estructura con 500 contrataciones. Respiro y pienso que la auditoría del Barça se complica... Pero no, en la misma noticia, Gemma Moral, socia responsable de capital humano en PwC explica que la empresa vive la necesidad de adaptarse al impacto del Covid-19 y un elemento clave pasa por apostar por el mejor talento.

Me parece fantástico y así deberían actuar la mayoría de empresas. Dicho esto, parece que la famosa auditoria del Barça llega a su fin. Parece que ahora sí, que la próxima semana los responsables de Price en Barcelona se han comprometido definitivamente a entregar el primer borrador... Veremos.

Por cierto, que esta semana ha reaparecido el desaparecido exdirectivo, Emili Rousaud. Lo ha hecho a modo de carta dirigida al presidente y filtrada a la prensa. En la misiva, de carácter personal, exige a Bartomeu conocer el estado de la auditoria y que se publique íntegra. Eso sí, lo hace en un tono mucho más suave y moderado y sin hacer mención a casos de corrupción o similares.

La carta no ha gustado en el club y no se descarta que tenga una dura respuesta. Rousaud, por cierto, en pos de la transparencia, sería bueno que diera a conocer cuantos socios se inscribieron en la página web que creo para exigir información y transparencia a la actual directiva. Ah! Respecto a si optará a encabezar una candidatura, se tomará cuatro meses. Para este tiempo ha contratado una empresa de comunicación de Barcelona al margen de la que trabaja con Factor Energía, a la que le ha encargado que gestione su ‘marca personal’. Esa, que el solo se encargó de destruir en menos de veinticuatro horas.

Víctor Font se forra

Algo habrá hecho bien el empresario Víctor Font que ha vendido su empresa a una de las principales consultoras norteamericanas. Dicen que la cantidad final podría rondar los 100 millones de euros, qué no está nada mal... Si es así, solo queda que felicitarle. Además, ya no tendrá que dar demasiadas explicaciones cuando le pregunten de donde sacará el aval de 120 millones de euros que le se exigirá la Ley del deporte y los estatutos de Barça si alcanza la presidencia. Cuentan desde el club, que el año que viene el presupuesto rondará los 800 millones, por lo que el 15% del aval suponen esos 120 millones. Pues nada, que se ha forrado. Y eso que todavía no ha podido vender el 20 por cierto de acciones que posee del diario Ara. Lo está intentando desde hace meses pero está claro que el sector editorial no vive  su mejor momento.

Eso sí, no consta en ningún lugar que para ser candidato a las elecciones al Barça, uno tenga que ser millonario. Sin embargo, las condiciones lo hacen casi obligado. De cualquier manera, el hecho de ser rico no le hace a uno la presidente. Hay otros factores como el carisma, el rigor, el proyecto, las ideas, los contactos, los compañeros de viaje o el currículum personal y profesional que son tanto o más necesarios que la cuenta corriente. Font tiene algunas de estas cualidades pero  todavía no ha alcanzado el nivel de popularidad que se podría esperar por el mucho tiempo que lleva dedicado al Barça. A todo eso, ahora se ha quedado sin enemigo con quien debatir. Laporta no concreta, Roche decidirá tras el verano y Bartomeu no puede presentarse.

Bartomeu ya no es el enemigo  

Jordi Majó, Jordi Medina y Santiago Salvat son tres socios que optaron a la presidencia del Barça sin demasiada fortuna pero que ahora han tenido una buena iniciativa. Corren tiempos difíciles y que mejor que pedir la unión del barcelonismo. Eso sí, y como no puede ser de otra manera, también exigen una gestión responsable y rigurosa del presidente y la directiva. Pues miren, a uno le parece que esta es la actitud. Por el bien del Barça y por lo que les queda a los actuales gestores, mejor ayudarlos que no destruirlo todo. Si el último año es bueno para Bartomeu también será bueno para el Barça. Por contra, si es un desastre en lo económico, lo deportivo y lo social, quizá, al final, no habrá quien quiera ser presidente o presidenta. Bueno, del tema de las mujeres directivas hablaremos otro día. Dicen que la ley del deporte catalán exigirá un 40% en las nuevas juntas. Ahora solo hay una. Valiente ella.
 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil