Sobre De Jong, Sergi Roberto y Riqui

Sobre De Jong, Sergi Roberto y Riqui

Joan Mª Batlle

Colaborador de SPORT

Sergi Roberto
| SPORT

Maniobra extraña, la de la renovación de Sergi Roberto. Cuando se habla de fichar a un lateral derecho con cara y ojos para terminar de una vez con la escandalosa carencia que se originó cuando Alves se marchó en el 2016 y el centro del campo es la única zona del equipo bien amueblada, sorprende la continuidad de un futbolista que nunca ha sido indiscutible, quizá porque no ha jugado nunca en su puesto, o quizá porque nunca le han sabido encontrar cuál es su puesto, que también podría ser.

La carrera de Sergi en el Barça ha sido la de un comodín multiusos que ha cumplido con lo que le han mandado pero no ha sido determinante en el rendimiento del equipo. Después de un año lesionado y con la necesidad imperiosa de rebajar masa salarial, su salida estaba cantada. Pero...

AGRADECIMIENTO O PLANIFICACIÓN

Pero se queda. Rebajándose la ficha a la mitad o a más de la mitad, lo que no es definitivo si significa que no ha tenido más remedio porque su cotización ha bajado de forma abrupta, ni si otro jugador con más futuro, de la cantera, por ejemplo, puede cubrir más barato su rol. La renovación puede responder a agradecimientos sentimentales que la directiva había dicho que se acabarían o a planificación deportiva que abre interrogantes sobre otros nombres.

Con Sergi Roberto en nómina, si se ficha a un lateral derecho, ¿Azpilicueta?, la salida de Dest es obligatoria y la continuidad de Alves no tiene ya ningún sentido, a no ser que lo del fichaje se haya complicado y piensen seguir con dos que ya estaban hace diez años, que ya tendría bemoles. Y luego está la configuración del centro del campo, si es que Xavi le contempla como opción ahí. Igual el traspaso de Frenkie De Jong está más que contemplado y por eso se quedan con una pieza de fondo de armario arregladita de precio, aunque no hace falta decir que se perdería mucha calidad en el invento. Espero que no vayan por ahí los tiros. Y por último, Riqui Puig. Si Xavi le pasa por la cara a Sergi Roberto, ya está tardando en buscarse una salida inmediata, cesión o traspaso, quizá mejor traspaso, pues aquí no cuenta para nada. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil