La segunda plaza es una obligación

La segunda plaza es una obligación

Gerard López

Analista técnico de SPORT

Jordi Alba en el partido de ida ante el Betis
| sport

Después de tres derrotas consecutivas en el Camp Nou y de que se instalaran las dudas a la fuerza, por fin pudo celebrar el Barça una victoria ante su afición. El triunfo sobre el Mallorca prácticamente le asegura a los azulgranas una plaza de Champions League para la próxima temporada, pero no deberían quedarse aquí los de Xavi Hernández. Por todo lo que comporta de cara al año que viene, tanto a nivel deportivo como en el económico, pues está en juego la participación en la próxima edición de la Supercopa de España, acabar la Liga segundos debe ser una obligación. Además, los resultados de los rivales más directos en la pasada jornada han sido muy propicios, con el empate del Sevilla en su casa contra el Cádiz y la derrota del Atlético de Madrid en San Mamés. Una oportunidad que no se puede desperdiciar de ninguna de las maneras.

El Barça no se puede permitir más errores de aquí a final de temporada. La visita del sábado al feudo del Betis es muy importante. Los verdiblancos son quintos, por lo que una victoria permitiría rematar la faena respecto al objetivo de asegurar la Champions y, sobre todo, defender con garantías la segunda posición. Pero cuidado porque el Betis ya ganó en la primera vuelta en el Camp Nou y se ha proclamado campeón de la Copa del Rey por méritos propios. No será nada fácil.

Quedan cuatro partidos y toca hacer el último esfuerzo, sabiendo que las fuerzas están justas y que el estado del Barça es prácticamente de supervivencia. Sobrevive a una temporada que se ha hecho larga por múltiples motivos como el de las lesiones. Ahora les ha tocado a futbolistas como Dest, Nico y en especial Pedri, pero el equipo es consciente de que se está jugando mucho. Y el club, también.

Por contra, la gran noticia es el retorno de Ansu Fati. No cabe duda de que el canterano es un jugador diferencial, que las sensaciones son otras con su sola presencia por ser tan diferencial, tan mediático y clave en lo que tiene que ser el Barça de los años futuros. El hecho de que Ansu haya vuelto con unos minutos ante el Mallorca hace que se miren las cosas de una forma más positiva. Este tiene que ser su regreso definitivo, hay que cuidarle al máximo para que no vuelva a sufrir un contratiempo que afectaría ya mucho a su estado de ánimo. 

Con Ansu de vuelta, aunque todavía entrando de forma paulatina, el Barça tiene cuatro partidos por delante para cerrar la temporada de la forma más digna. La segunda posición no se puede escapar y más, insistimos, viendo cómo sus competidores no están dando la talla en las últimas jornadas. Es el sprint final de la carrera y no está permitido fallar.

Temas