Salvar al soldado Roberto

Salvar al soldado Roberto

Ferran Correas
Sergi Roberto, en un partido de esta temporada
Sergi Roberto, en un partido de esta temporada | Valenti Enrich

Este mediodía se firmará una de las renovaciones más esperadas por el barcelonismo, la del central Ronald Araujo. En los próximos días se anunciará la de uno de los capitanes del primer equipo, Sergi Roberto. Tras unas largas negociaciones que llegaron a estar rotas durante muchos meses, el jugador de Reus, esta misma semana, aceptó la última oferta que la dirección deportiva del Barça había hecho a su representante, Josep Maria Orobitg.

La propuesta es solo por una temporada, sin ninguna cláusula que permita una renovación automática en caso de buen rendimiento y el jugador ha aceptado una rebaja de sueldo de más del 50%. No podía hacerle el club una propuesta mucho mejor, pues al renovar más allá del 1 de enero, la ampliación computará como si Sergi Roberto fuese un nuevo fichaje y con la fórmula del 1-4. Es decir, por cada euro que cueste esta inscripción, el Barça deberá liberar cuatro.

Es la consecuencia de la falta de entendimiento que hubo entre el club y el jugador antes de acabar el 2021. La oferta del club era mejor, pero buscaba que el de Reus renunciase a una parte de la cantidad diferida en su momento y que el club le debe, cantidad que sí se asegura cobrar el futbolista tras el acuerdo de esta semana.

La renovación de Sergi Roberto en el 2021 hubiese ayudado entonces al club a inscribir jugadores en el mercado de invierno. Que rechazase el de Reus la propuesta, provocó enfado en el club y que se rompiesen las negociaciones, dando desde muchas áreas del club la carrera del jugador por acabada en el Camp Nou.

Pero entonces apareció Xavi. El de Terrassa ha sido fundamental en el cambio de posición del club, en la vuelta de las negociaciones y también en que Sergi Roberto aceptase renovar. Sin Xavi, el de Reus no seguiría en el Barça la próxima temporada.

Fue la presión del entrenador la que hizo que Mateu Alemany reanudase unas conversaciones ya cerradas desde la dirección deportiva. El técnico considera que Sergi Roberto puede serle útil. Por su compromiso y experiencia y porque podría desarrollar perfectamente la función que en muchos partidos ha sido para Dani Alves, situado al lado de Busquets como un doble pivote.

Tampoco quería el egarense fallarle a quien fue su compañero durante muchos años. Sergi Roberto está lesionado desde octubre y ya no jugará hasta el próximo curso. Y así, tenía difícil el de Reus tener ofertas. Alguna tenía, pero no mucho mejores que la última del Barça.

En este sentido, tampoco quería el club fallarle a uno de sus capitanes, aunque todo el mundo sabe que sin la presión ejercida por Xavi, Sergi Roberto, probablemente, no seguiría.E ste mediodía se firmará una de las renovaciones más esperadas por el barcelonismo, la del central Ronald Araujo. En los próximos días se anunciará la de uno de los capitanes del primer equipo, Sergi Roberto.

Tras unas largas negociaciones que llegaron a estar rotas durante muchos meses, el jugador de Reus, esta misma semana, aceptó la última oferta que la dirección deportiva del Barça había hecho a su representante, Josep Maria Orobitg. La propuesta es solo por una temporada, sin ninguna cláusula que permita una renovación automática en caso de buen rendimiento y el jugador ha aceptado una rebaja de sueldo de más del 50%.

No podía hacerle el club una propuesta mucho mejor, pues al renovar más allá del 1 de enero, la ampliación computará como si Sergi Roberto fuese un nuevo fichaje y con la fórmula del 1-4. Es decir, por cada euro que cueste esta inscripción, el Barça deberá liberar cuatro.

Es la consecuencia de la falta de entendimiento que hubo entre el club y el jugador antes de acabar el 2021. La oferta del club era mejor, pero buscaba que el de Reus renunciase a una parte de la cantidad diferida en su momento y que el club le debe, cantidad que sí se asegura cobrar el futbolista tras el acuerdo de esta semana.

La renovación de Sergi Roberto en el 2021 hubiese ayudado entonces al club a inscribir jugadores en el mercado de invierno. Que rechazase el de Reus la propuesta, provocó enfado en el club y que se rompiesen las negociaciones, dando desde muchas áreas del club la carrera del jugador por acabada en el Camp Nou.

Pero entonces apareció Xavi. El de Terrassa ha sido fundamental en el cambio de posición del club, en la vuelta de las negociaciones y también en que Sergi Roberto aceptase renovar. Sin Xavi, el de Reus no seguiría en el Barça la próxima temporada.

Fue la presión del entrenador la que hizo que Mateu Alemany reanudase unas conversaciones ya cerradas desde la dirección deportiva. El técnico considera que Sergi Roberto puede serle útil. Por su compromiso y experiencia y porque podría desarrollar perfectamente la función que en muchos partidos ha sido para Dani Alves, situado al lado de Busquets como un doble pivote.

Tampoco quería el egarense fallarle a quien fue su compañero durante muchos años. Sergi Roberto está lesionado desde octubre y ya no jugará hasta el próximo curso. Y así, tenía difícil el de Reus tener ofertas. Alguna tenía, pero no mucho mejores que la última del Barça. En este sentido, tampoco quería el club fallarle a uno de sus capitanes, aunque todo el mundo sabe que sin la presión ejercida por Xavi, Sergi Roberto, probablemente, no seguiría.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil