Luis Enrique dirigió el entrenamiento de España en La Cartuja

La Roja busca reescribir su propia historia

OPINIÓN

Albert Masnou

Alemania y España, las selecciones con más Eurocopas en su palmarés (3), están a las puertas de saltar al ruedo; Francia, la actual campeona, debuta el martes contra los germanos. La semana empieza repleta de alicientes con el debut de los tres principales candidatos al título de este torneo tan raro, que no se juega en año par ni en un país en concreto. Por lo visto hasta el momento, no hay un rival que enamore, capaz de quitarle el protagonismo a los que salen con la vitola de favoritos. España aparece en un peldaño inferior a Francia y Alemania por los pocos jugadores de jerarquía que hay en el grupo de Luis Enrique pero, como dice el propio seleccionador, hay que mirar adelante y el tiempo corre para todos.

España, y el Barça, y el fútbol en general, ya ha comprobado muchas veces que solo con nombres no se ganan títulos, por lo que no hay que temer al ver las pocas internacionalidades de muchos de los discípulos del técnico. El entrenador es el auténtico líder de este grupo repleto de juventud. Es también el primer gran título que jugará como seleccionador, pues hay que recordar que llegó al cargo en 2018 y que hasta ahora no ha afrontado ninguna fase final. Si España es reflejo de su técnico, no duden de que será una selección competitiva y contar con tanto joven o jugador inexperto en la selección puede ser incluso una ventaja. Por primera vez, en el ambiente no se respira ese optimismo desmesurado alrededor del equipo nacional. España no sale dispuesta a jugar la final, sino a escribir su propia historia.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil