Jugadores del Barça tras el segundo gol en Cádiz

¿A qué juegas Barça?

OPINIÓN

Albert Masnou

Llevaba el Cádiz dos partidos enteros en el Ramón de Carranza sin disparar a la portería rival cuando, nada más empezar, el Barcelona le ofreció un regalo que le permitió adelantarse en el marcador. El tanto expuso a la luz pública algunas de las deficiencias del Barça. Y es que el plan A (Messi, Griezmann y Coutinho)  no siempre funciona mejor que el plan B. Y no porque tenga menos calidad sino porque la actitud es muy diferente. El A fue previsible, plano, sin profundidad, lento, sin disputar los balones, sin que nadie se la juegue cerca del área.

Estando apagado, las mejores ocasiones fueron de Messi, Coutinho deja escapar oportunidades siendo cada vez más prescindible, y Griezmann volvió a ser el Griezmann que todos conocíamos, intrascendente. Nada que ver con el Barça de la Champions. Así pues, Koeman, viendo que el escenario era similar al vivido en Vitoria, no tardó ni 45 minutos en llevarse por delante a Coutinho y a Mingueza para dar entrada a Pedri y a Dembélé. La situación obligaba pues se estaba jugando con fuego y la liga se escapaba.

El Cádiz, sin embargo, se fue hundiendo y no tuvo suficiente con montar el autobús delante de la portería. La actitud del Barça cambió por momentos, el equipo se activó, marcó un gol pero llegó otra indecente actitud de varios de los jugadores, ahora ya de peso específico. ¿O no es impropio de un profesional el saque de banda que lanzó Jordi Alba?, ¿Y la recepción de un central de segunda la actitud de Lenglet?, ¿O el nuevo error de bulto a contabilizar en el casillero de Ter Stegen? ¿A qué se deben estos errores en cadena, cuya puesta en escena no es tan diferente al vivido en Anfield Road? Una vergüenza en mayúsculas, que deja al Barça a 12 puntos del líder y a 3 del descenso. Sí, del descenso. ¿A qué juegas Barça?

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil