Sport.es Menú
Riqui Puig en acción durante el Huesca-Barça de la Liga 2018/19

¿Qué hay que hacer con Riqui Puig?

OPINIÓN

Xavi Torres

@xavitorresll

No hay duda de que este chico es especial. Tiene imán, un poder de seducción que transmiteemociones a los aficionados. Su cuerpo, su cara de niño, su alegría, su descaro... y, sobre todo, su talento. La historia dirá que el 13 de abril de 2019 debutó en Primera División en un partido que, si no hubiera sido por su alineación, se hubiera convertido en invisible. Riqui Puig tiene magia. Mucha. Tanta, que hasta una actuación normal como la del sábado ha provocado una crítica general agrandada. Una jugada puntual -ese pase maravilloso a Dembélé- ha servido para formar la teoría entera.

La historia del chico lo hace todo más épico. Nadie ha dudado jamás de su calidad pero sí de su físico. Buena parte de los entrenadores que lo han tenido -algunos siguen en el club y otros ya se fueron- podrían explicar los planes del jefe cada final de temporada. El desastre del Barça B 2017-18, con descenso incluido, lleno de futbolistas veteranos y jugadores fichados o cedidos de cualquier parte, salvó la vida a Puig. Pep Segura y su equipo, obligados por la evidencia, regresaron a la tradicional cultura de la Masía y abrieron la puerta del filial a los

jóvenes del juvenil. Como debe ser. Y, por suerte, ahí estaba Riqui.  Hablemos de su futuro. ¿Qué hay que hacer con él? ¿Quedárselo o cederlo? Vamos con la primera opción. En agosto cumplirá 20 años. ¿Está para el primer equipo? ¿Es un jugador del gusto de Valverde? Veremos qué pasa en verano, pero ¿qué posición ocuparía en el ránquing de interiores -por orden alfabético, Aleñá, Arthur, Arturo Vidal, De Jong, Denis Suárez, Rafinha, Rakitic o, incluso, Sergi Roberto-? ¿Qué pasa si un jugador de su edad juega poco? ¿Se estancaría? ¿O debería entrenarse con el primer equipo, como ahora, y seguir jugando en el filial? Y si éste no sube a 2a división A, ¿sería conveniente seguir compitiendo en 2a B?

Hablamos de una cesión. El jugador tiene unas características muy especiales, muy hijo del sistema. ¿Dónde puede ir para espabilarse y regresar? ¿Hay muchos equipos que puedan valorar su calidad y obviar sus hándicaps físicos? ¿Algún entrenador de club pequeño apostaría por un jugador cedido que apenas roba balones? ¿Y alguno, de club grande, apostaría por un chaval prestado de 20 años antes que por otro consagrado? ¿Tal vez el Ajax? ¿Lo querrá para foguearlo y después, perderlo a final de temporada, cuando tiene jóvenes talentosos de la casa para formar, rendir y vender? En cualquier caso, ¿jugará todo lo que necesita más allá del paraguas del método barcelonista?

Riqui ya ha dicho que, si puede elegir, se queda. ¿Qué decidirá el club? ¿Y qué decidiría usted?

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil