Propuesta para mejorar la asistencia al Camp Nou

Propuesta para mejorar la asistencia al Camp Nou

Ferran Correas
La asistencia ante el Celta fue la más floja de esta temporada en el Camp Nou
La asistencia ante el Celta fue la más floja de esta temporada en el Camp Nou | AFP

El pasado martes, contra el Celta, se registró la segunda peor entrada de la temporada en el Camp Nou con 55.899 espectadores. Un día antes, una representación de la junta directiva del Barça, se había reunido con diferentes grupos de opinión barcelonistas para oírles y, con su ayuda, mejorar el funcionamineto del club.

Uno de estos grupos, Manifest Blaugrana, presentó un interesante informe con medidas para mejorar la asistencia al Camp Nou. Porque el Estadi ya no se llenaba antes de la pandemia. De hecho, la asistencia media, según dicho informe, era de poco más de 73.000 espectadores en un Camp Nou con capacidad para 98.000 personas. Los números son especialmente preocupantes por lo que hace referencia a la asistencia de abonados, un problema que tiene detectado la junta directiva, pues de 85.000 abonados, solo unos 44.000, de media, asistían al Camp Nou. De los que no iban, unos 20.000 tampoco liberaban su asiento cuando podía hacerse vía Seient Lliure.

Para mejorar la asistencia al Estadi con abonados, socios que no lo son y barcelonistas, el informe de Manifest Blaugrana propone una serie de incentivos por asistencia, así como de penalizaciones si el abonado va al Camp Nou en partidos contados. De inicio, para acabar con el mal uso y la reventa del abono, propone una actualización del censo de abonados como se hizo hace unos años con el de socios y que no haya que pagar nada por cambiar el nombre del abono. Además, que cada abonado tenga cinco personas asociadas a su abono que podrían hacer uso de él durante la temporada y que se pudiera dejar a otras personas, previo aviso, en un máximo de cinco partidos.

La gran novedad es el programa de fidelización mediante un programa de puntos por asistencia a partidos, a desplazamientos, por la cesión del abono y por las compras hechas en el entorno del club. Eso sí, con una serie de variables como la climatología, el horario, el rival, el día del partido o la competición.

Los puntos conseguidos deberían dar una serie de ventajas como entradas gratis, entradas aseguradas para finales, encuentros con jugadores, ver algún partido desde el palco, camisetas, desplazamientos sin coste... Y también penalizaciones para los que no hagan uso del abono, como la ponderación negativa en sorteos, el encarecimiento del abono o hasta su retirada.

El informe pide también el regreso del Seient Lliure y que las entradas liberadas se pongan primero a la venta para los socios en lista de espera, después para el resto de socios y por último para el público en general. Además, se pide la digitalización de los abonos para evitar la reventa.

De todo ello, tomó nota la junta.

Temas