Piqué genera dudas en el vestuario del Barça

Piqué genera dudas en el vestuario del Barça

Albert Masnou

Subdirector de SPORT

Piqué, contra el Atlético de Madrid
Piqué, contra el Atlético de Madrid | VALENTI ENRICH

Las diferentes caras de Gerard Piqué se multiplican con el paso de los años. Su abanico de facetas ha aumentado hasta estar presente en todas las salsas. Ha pasado de ser el ayudante de Puyol hasta convertirse en palo y bandera del club al mismo tiempo. Veamos.

Deportivamente, sigue siendo de los defensas más destacados pese a liderar una línea que encaja con asiduidad. Al mismo tiempo, no se esconde cuando pintan bastos, como contra el Bayern con un discurso que, en esa ocasión, disgustó a más de uno, o como contra el Atlético.

Como capitán asume más voces críticas: Desde dentro el vestuario, se le acusa de arrimarse siempre al poder, sobre todo con Laporta. Y de ser insolidario por bajarse el sueldo antes que nadie y luego retar al grupo con un “ahora os toca a vosotros”. “Les sentó fatal”, asegura quien conoce mejor que nadie a los otros capitanes. Un gesto que, por ejemplo, Mirotic, no quiere dar para no exponer al resto de la plantilla.

Después de mucho tiempo negándosele el deseo de ser capitán, ahora ostenta galones y en la defensa de los intereses colectivos se ven con recelo sus intereses comerciales con algunos compañeros como Riqui Puig y Samuel Umtiti, a quienes defiende ante quien sea y a quienes representa a través de su agente de cabecera. 

Tampoco es santo de su devoción para el entorno de Ronald Koeman. El jugador nunca ha querido defender públicamente a Koeman e incluso se han enganchado en alguna ocasión. El técnico le ha empezado a marcar la línea, tras sospechar movimientos extraños a sus espaldas por parte del central.

A todo ello, los lazos de Piqué con el presidente Laporta se han estrechado desde que ganó las elecciones. En el vestuario, que se sabe todo y se sospecha aún más, han llegado ecos de su poder de influencia con el presidente, incluso en la salida Leo Messi. 

Piqué está en misa y repicando y la pregunta es si se puede actuar de forma correcta, honesta y justa llevando tantas gorras al mismo tiempo. “Cuando tengo dudas, pienso en lo que es mejor para el Barça”, decía Guardiola ¿Ocurre siempre con Piqué?

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil