Maradona y Messi

Para los de la Generación Messi, Maradona es solo un mito

OPINIÓN

Víctor González

@VictorGlum

“Un maestro con el balón”, “un genio que se dejó llevar por la mala vida”, “un drogadicto que jugó a ser Dios”. Si naciste a partir de los ’90, eres de esa generación que conoció a Maradona por los tópicos de la época y las frases de los mayores. Tranquilx, nadie nace conociendo a las leyendas, e ignorar de primeras la grandeza de Diego en la historia del fútbol no es un pecado para los que no pudimos disfrutar de una de las carreras más míticas del deporte mundial. Si eres un gran amante de la historia del fútbol, mejor no sigas leyendo, o si quieres puedes dejarme fino en redes.

Maradona, para la mayoría de milenials y miembros de la generación Z de Barcelona y de Catalunya, es la sombra alargada y desquiciante que siempre aparece para tirar por los suelos la carrera de nuestro verdadero ídolo, Lionel Messi, a nivel internacional. Si has crecido idolatrando a Leo, sabes de lo que estoy hablando. “¿Pero qué ha hecho con Argentina?”, “No puede ser el mejor de la historia sin un Mundial”, “Maradona ganó él solo la Copa del Mundo del 86”, “¿Messi ante el Getafe? Que lo haga contra una selección como Inglaterra y en unos cuartos de un Mundial”. Era, y es, desesperante. Cada vez que te excitabas gritando a los cuatro vientos la grandeza de Leo aparecía ‘el Diego’ para empequeñecer la figura de Messi, de un modo u otro. ¿Por qué, Pelusa?

Madurar y amar a Maradona

Pero entonces, maduras, y en la vida todo deja de ser blanco o negro. Hay dos vías para empezar a amar a Maradona, por la vía popular o la meramente futbolera. La primera tiene su qué. Una fiesta de Erasmus, las 3h de la mañana en una discoteca de Italia, muchos argentinos y empieza a sonar… “Y todo el pueblo cantó: ¡Marado, Marado! Nació la mano de Dios…”. Y te unes. Porque amas la fiesta, porque Diego jugó en el Barça (y no se puede negar que alguna conexión tienes que tener con él), y porque, seamos sinceros, en ese momento te sientes como si hubieras nacido al lado del Río de la Plata. Así que, si una simple canción sobre Maradona puede unirte a tantos desconocidos, algo bueno tiene que tener, ¿o no?.

Si te gusta el fútbol de verdad, dejando a un lado el gusanillo fiestero y la todavía más lejana rabia adolescente irracional contra ‘el padre’ futbolístico de lo que es y representa Messi, es imposible no amar al Maradona futbolista e icono del deporte. El aura que desprende su figura en Nápoles y su actuación estelar en México con la albiceleste sobresale de la pantalla en fotografías, vídeos y textos que describen las hazañas de Diego. Si, además de gustarte el fútbol, amas el periodismo deportivo, la conexión emocional con la narración de Víctor Hugo Morales con el segundo gol a Inglaterra es un flechazo para el resto de tu vida. Porque aunque no quieras, al final, eres uno más gritando “Barrilete cósmico”.

Descansa en paz, genio.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil