Oferta desconcertante por Leo Messi

OPINIÓN

Desde que el 23 de enero Josep Maria Bartomeu asumió la presidencia del Barça sustituyendo a Sandro Rosell, el capítulo de la renovación de Messi ya ha vivido un par de episodios. Como consecuencia de la exhibición del ya famoso contrato de Neymar en el que se descubrieron más cosas de las que seguramente los directivos (los que lo hicieron) querrían haber dado a conocer, ya informamos de la primera toma de contactos justamente a las pocas horas del cambio de presidente y también hemos vivido las declaraciones del máximo mandamás de la institución en dos direcciones diferentes: al principio Leo debía ser indiscutiblemente el jugador mejor pagado del mundo y el club iba a tomar cartas en el asunto; a los pocos días, sin desmentir lo anunciado, se posponía la mejora del contrato hasta el final de la temporada con la excusa de que los jugadores debían centrarse en la competición. Sin embargo el mail ha seguido funcionando y durante la semana ha habido movimientos desde el Barça hacia Messi. Y para no entrar en el detalle (de momento) sólo diremos que don Jorge, el padre y representante del futbolista, se ha ido a Argentina absolutamente desconcertado con la propuesta del club y decepcionado con el significado de alguna pestaña furtiva llena de números que no invitan a continuar pensando de manera optimista sobre lo que deberían ser unas idílicas relaciones entre el Barcelona y su estrella. Se sabe que el jugador tiene contrato hasta el 2018 y lo que se puede añadir es que si Messi aceptara la oferta del Barcelona el jugador saldría claramente perjudicado ya que cobraría globalmente menos dinero que ahora (todo tiene que ver con la mezcla de valores asociados al sueldo, a los derechos de imagen y a los contratos cruzados entre todos los actores). Y todo ello sin entrar -repetimos, de momento- a pormenorizar detalles que tienen que ver, una vez más, con las  amplias y cada vez más extrañas relaciones entre el Barcelona y Qatar y que sacarían los colores a más de uno. Y asociadas a esto, hay sombras que ofenden y que Messi no se merece. Don Jorge tiene previsto volver a Barcelona a mediados de abril para ver jugar a su hijo y al Barça en la final de la Copa ante el Real Madrid. De momento ya ha hecho saber a Josep Maria Bartomeu su opinión.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil