Laporta presentado su programa deportivo

No es lo que se hace, sino por qué se hace

OPINIÓN

Bojan Krkic

@BoKrkic

A escasos días de las elecciones a la presidencia del Barça, hay un tema que me parece fundamental y del que no se ha hablado en exceso: el candidato que salga elegido el próximo 7 de marzo no tiene que demostrar que sabe hacer las cosas, sino por qué las hace. Esa es una premisa que el nuevo presidente debería llevar a cabo a rajatabla, evitando decisiones cara a la galería. Pero, para eso, hace falta una persona que tenga liderazgo, personalidad y confianza en su propio criterio. Un emperador que gobierne sin importarle el qué dirán y tome decisiones más efectivas que efectistas. Si tengo que mojarme, las dos personas que me generan esa sensación son Joan Laporta y Víctor Font.

Lo que el Barça necesita actualmente es un patrón con credibilidad y, por mi experiencia personal y profesional, Laporta encarna muy bien ese perfil. Le conozco y sé cómo trata a la gente de la casa, cómo motiva a sus trabajadores, las oportunidades que le gusta dar a los jóvenes y, por supuesto, que su barcelonismo es indudable. Muchos recuerdan solo sus éxitos, pero antes de los triunfos es importante destacar que no lo tuvo nada fácil. De hecho, se vio obligado a apostar por decisiones delicadísimas e impopulares que podrían no haber salido bien. Pero demostró tener carácter y personalidad para dar la vuelta a la situación y levantar un imperio cuando todo estaba en contra.

Me vienen a la memoria momentos en los que el Camp Nou le pitaba e, incluso, llegó a ver cómo buena parte de su junta dimitía en cascada. Recuerdo que, ante ese panorama, me dijo un día: “No os preocupéis, tenemos fuerza de sobra para sacar esto adelante”. Y así fue. Con su espíritu guerrero y un enorme sentimiento por el club lo logró. Por eso me parece un buen candidato. Por su parte, el proyecto de Font me parece innovador, atractivo y serio. Su estructura es de lujo, ha demostrado ser un tipo con ideas interesantes y, sobre todo, pretende rodearse de gente competente y formada. Algo que demuestra inteligencia y ganas de hacerlo bien. La única duda que me asalta es si ésta sería una propuesta más idónea para una situación más estabilizada que la actual del club. Tengo curiosidad por saber si todo eso -que no es poco- será suficiente para desinstalar la sensación de zozobra que hay ahora mismo. Sea como sea me ilusiona saber que, en escasos diez días, el Barça comenzará una reconstrucción que se ha vuelto más necesaria que nunca y que, para bien o para mal, determinará los éxitos del equipo en los próximos años.

Bienvenido a tu casa, Pau Gasol

El hecho de que una leyenda como Pau Gasol vuelva a casa me parece una de las mejores noticias del año. Me da la sensación, reflexionando sobre lo que leo y escucho estos días alrededor de su regreso, de que todavía no somos conscientes de lo importante que su llegada puede suponer para el barcelonismo. Una de las cosas que más satisfacción me produce es ver cómo deportistas que lo han ganado todo siguen queriendo regresar al lugar en el que comenzaron a gestar sus carreras deportivas. De hecho, la única nota negativa que veo en cómo se ha llevado a cabo la operación fue que el efecto sorpresa que merecía el anuncio de su fichaje se vio empañado por el afán de protagonismo de Toni Freixa, que avanzó la exclusiva a través de su cuenta de Twitter. Pau merecía más discreción, pero por desgracia siempre hay quien quiere colgarse las medallas sin importarle las consecuencias. Pese a todo, hay que quedarse con todo lo bueno que supone el regreso de Gasol a casa.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil