El Real Madrid fichará a Mbappé o Haaland este verano

El niño que lleva dentro Mbappé

OPINIÓN

Guillem Balagué

@GuillemBalague

Se dedicarán muchas páginas ha analizar el PSG de Pochettino pero se buscará en la táctica con el objetivo de entender su secreto y el análisis quedará corto. Se debe buscar en otro sitio para saber más, para entender por qué el equipo presiona más, corre más de lo que lo hacía y, aunque haya que mejorar el juego, parece entregado ya a lo que propone el preparador argentino. 

 

Pochettino ha hablado mucho con Marcelo Bielsa de cómo ha evolucionado el futbolista. Cinco minutos antes del calentamiento, todos miran el móvil. La cabeza no está en el esfuerzo que hay que hacer para mejorar, ni en disfrutar. Prohibir conduce al conflicto. A la vuelta del entrenamiento, lo primero que hacen es coger el teléfono de nuevo, así que solo se puede hacer una cosa: que entiendan la profesión de otro modo.

 

El preparador debe reencontrar muchas de las cosas que se están perdiendo. Pochettino solía ir a ver a los equipos de infantiles en la ciudad deportiva del Tottenham y no le sorprendía descubrir que el niño que juega al fútbol hoy es el mismo que hace cuarenta años, siente lo mismo cuando toca el balón, aunque ahora sea de cuero, jugarían todo el día si pudieran. Pero por el camino alguien les roba esa pasión. Hacen un par de regates y se hace cola para firmarle a cambio de fama y mucho dinero. Y justo ahí, cuando el juego se hace profesión se fastidia todo. Como dice el escritor José Narosky, el que cambia felicidad por dinero, no puede cambiar dinero por felicidad. 

 

Estamos construyendo un mundo sin valores donde solo se aprecian las cosas materiales. Y eso no da felicidad: en Occidente, la principal causa de muertes de los 18 a 30 años son los suicidios. Antes se escuchaba solo al preparador, ahora hay docenas de voces alrededor del futbolista, así que, ¿cómo se le puede explicar eso a Mbappé o Neymar? Pues así: con un abrazo (metafórico o de los de antes), escuchándole, cuestionando lo que creen saber y lo que piensan. En eso están en el PSG ahora mismo. El partido ante el Barcelona le llega pronto al nuevo cuerpo técnico, pero fíjense que la táctica que se escogerá tendrá que ver con los futbolistas disponibles pero también con los primeros indicios de la era Pochettino: el que salga al campo debe parecerse (con presión constante, queriendo el balón, disfrutando del juego, ayudando al compañero) lo más posible a aquel niño que empezó a dar patadas al balón

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil