Sport.es Menú
minguella

"Negocié el fichaje de Maradona con una pistola en la mesa"

OPINIÓN

Josep Maria Minguella

Comienzo mi serie de artículos para SPORT recordando el primer gran fichaje en el que intervine y también el más largo. Porque la incorporación de Maradona al Barça no fue  cosa de un verano loco, sino de varios…

Diego lo descubrí muy joven y casi por casualidad. Era tan bueno que enseguida se lo ofrecí al Barça: concretamente a su gerente, Jaume Rosell, padre de Sandro. El club, entonces presidido por Montal, lo descartó.  Costaba solo 100.000 dólares pero solo tenía 16 años y entendí que no apostaran por él en aquel momento convulso.

Era 1977 y dos años más tarde comenzaron las negociaciones de verdad, que se cerraron en 1980 tras un largo proceso. Todo estaba atado, pero al cabo de 15 o 20 días me llamó Julio Grondona, el presidente de la AFA. Había problemas con el transfer, me dijo, y tuve que volver a Argentina  para entrevistarme con el Ministro de Bienestar Social, el almirante Lacoste, que había llegado al cargo por su buen trabajo organizando el Mundial 78, el que ganó Argentina como anfitriona con Menotti como entrenador y con Diego descartado porque aún era muy joven y en su puesto jugaba un tal Kempes.

Lacoste me citó en un escenario digno de una película de terror, porque después supe que allí llevaban a muchos desaparecidos de la dictadura. Tras un portalón militar en el que me recibió un soldado, entré en un túnel oscuro con una pequeña luz al final. Allí estaba el almirante, que enseguida me lo dejó claro. “Ahora no pueden fichar a Diego. Lo necesitamos para su Mundial (el de España 82)”. Dicho y hecho. Diego no se movió...

Hubo que esperar y la operación resultó aún más complicada. Argentinos Juniors cedió a Maradona a Boca con una opción de compra, pero a la hora de la verdad no quiso que el club de La Bombonera viera un duro.

La negociación la llevaba el segundo presidente de Argentinos Juniors con el que tuve que tratar. Se trataba del comisario Domingo Tesone, que había sustituido a Próspero Consoli.  Cuando nos reunimos la primera vez, se sacó una pistola de la sobaquera y la dejó sobre la mesa ante mi pasmo y nerviosismo. “Espero que no le moleste, pero es que pesa mucho”, se disculpó...

Y así, con una pistola sobre la mesa, fue como acordé el fichaje de Maradona para el Barça. Un fichaje que en el último momento, cuando Núñez, Gaspart y Brugueras ya estaban en Argentina para firmar, se rompió.

La expedición blaugrana volvió a casa y, finalmente, lo pude arreglar. El contrato se acabó firmando en Barcelona y el Barça fichó a Maradona por 1.200 millones de pesetas (7,2 millones €), una cifra récord.

Núñez fue a espiar a Maradona y acabó saludando a... ¡Demis Roussos!

Maradona jugó en el Camp Nou a finales de 1979 un amistoso con Argentinos Juniors. Núñez apenas pudo verle en acción porque Zuviría, el Torito, le hizo uno de sus férreos marcajes y casi no le dejó tocar bola, pero dejó algunos destellos que vislumbraban su potencial en aquel partido que acabó con empate a cero.

Cuando las negociaciones fueron ya más serias, avisé a Núñez de que Argentina jugaba un amistoso en Wembley ante Inglaterra. Viajé con el presidente,  Casaus y Gaspart a Londres para verlo y en el hall del hotel en que nos alojamos coincidimos con... ¡Demis Roussos! 

Núñez quería conocerlo y yo me acerqué al cantante para presentarlos. Fue un momento sensacional viendo a aquel hombre tan grande y tan peculiar con el entonces presidente del Barça.  El partido, por cierto, lo ganó Inglaterra 3-1. Maradona marcó de penal y Keegan hizo dos...

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil