Sport.es Menú
Messi estará en el clásico del Camp Nou

Messi lo condiciona todo

OPINIÓN

César L. Menotti

El clásico de Copa del Rey es un partido en el que no importa cómo lleguen cada uno de los equipos. Puede ir uno primero en la Liga y el otro unos cuantos puntos por debajo y no ser determinante en el desarrollo del encuentro así como tampoco en el resultado.  Lo que aporta incertidumbre al planteamiento de los equipos es la presencia o no desde el inicio de Lionel Messi, ya que su presencia modifica no solo el planteamiento del equipo culé sino que además condiciona al del equipo merengue. El 99,99 % de los equipos quisieran tener al crack argentino y el 99,99 % quisiera que no juegue cuando tienen la posibilidad de enfrentarlo. 

Entiendo que Santiago Solari quiera dar un mensaje de tranquilidad a su afición, pero no nos engañemos: una cosa es enfrentarse al Barça con el mejor jugador del mundo y otra es enfrentarse sin él. El Real Madrid puede tener aspiraciones a ganar el clásico incluso si jugara Messi. Tiene una plantilla extraordinaria, con futbolistas de primer nivel. Es un clásico que exige como todos la inteligencia y la intensidad para jugarlos.  

Un Madrid exigido

La preocupación no debería ser por si juega o no, sino en qué condiciones tendría la posibilidad de jugar. Si está recuperado lo lógico sería que jugara desde el arranque, si no está al cien por cien y empieza el partido desde el banco, entiendo que sea un recurso del entrenador en un caso de que el partido no se dé como se planificó. Aunque si no está en condiciones sería mejor no arriesgarlo. 

Podríamos decir que el Madrid llega con más obligaciones que el Barcelona al primer clásico de Copa del Rey. Está a once puntos del equipo blaugrana en la Liga y no puede darse el lujo de tirar esta competición por la ventana, en un mes donde también deberá avanzar en Champions.  Y como entrenador, y para Solari sobre todo, este clásico es un partido esperado, de esos que de ganarlo te lo anotas para tu vida. 

Incógnitas

Los dos equipos juegan al misterio con las formaciones. Hay en la convocatoria de Valverde jugadores que entran también por recambio. Las rotaciones están provocando que el funcionamiento del equipo se resienta. El Barcelona tiene jugadores suficientes para afrontar el desafío de ganar los tres títulos. Ha perdido a dos jugadores importantes que hacen al equipo temible, como lo son Leo y Dembélé. Y se notó frente al Valencia, contra quien no pudo sobreponerse. 

El Real Madrid ha mejorado en este último partido especialmente, pero aún no tiene el funcionamiento que el DT desea. Da muchas ventajas defensivas. Tiene volantes creativos, de recuperación y de arribo, pero tiene que definir una idea y sostenerla con la titularidad de algunos jugadores. 

Lo apasionante de este partido también es descifrar cuál de los entrenadores acierta en la formación. En este sentido es importante tener en cuenta que hay jugadores que son especialistas en estos grandes duelos, y hay otros a quienes les pesa más la responsabilidad, sobre todo cuando tienen el condimento añadido de la eliminación de una competencia. 

Alta expectativa

Espero que los dos equipos ofrezcan un gran espectáculo. Que jueguen un buen fútbol respetando la rica historia de enfrentamientos entre ellos, porque últimamente hasta los grandes equipos de la Liga me están aburriendo, probablemente por las muchas obligaciones que deben afrontar en estas instancias.

Es para destacar que tanto Valverde como Solari sean entrenadores que apuestan porque sus equipos jueguen mejor que el rival y no los preparan para impedir jugar al otro. Es respetable el entrenador que tiene como principio fundamental impedir el juego el rival, para luego desplegar el propio. Pero sin ser garantía, uno se entusiasma mucho más con la idea de ver un fútbol más audaz y con mayor cuidado de la pelota con las propuestas que nos ofrecerán el entrenador del Barcelona y el del Madrid. 

Benzema, estilo Agüero

El Madrid ha recuperado a un jugador importantísimo como es Benzema. Un delantero parecido a Sergio Agüero, que necesita mucho más del funcionamiento del equipo porque su hábitat  es la zona de definición. Y que necesita mucho más del abastecimiento de sus compañeros para marcar goles. Es un especialista en el área y sufrió el desorden en el que ha vivido el Madrid el último tiempo. Si el equipo se ordena, él va hacer más goles . Y se va a sentir mejor. Hasta hace un tiempo pareció incluso que estaba como sin ganas de jugar, y con Solari pareciera que ha recuperado la orientación de su juego. 

 Siempre digo que no hay favoritos en los clásicos, es ‘El clásico’. Messi contra el Madrid juega mejor que contra el último de la tabla. No tener a Messi no es lo mismo.  Pero el problema real sería que jugara para el Madrid.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil