Wembley92 cumple 28 años: tan lejos, tan cerca

Media vida desde la noche mágica de Wembley

OPINIÓN

Lluís Mascaró

@LluisMascaro

Han pasado 70 días desde que nuestra vida dio (¿para siempre?) un cambio tan radical como dramático. Lo que hasta entonces era un virus extraño que sembraba el pánico en la lejana y hasta entonces desconocida región china de Wuhan se convirtió, de golpe y porrazo, en una amenaza real para todos nosotros. El maldito COVID-19 traspasó fronteras a una velocidad vertiginosa y empezó a infectar y a matar a nuestros conciudadanos, a nuestros vecinos, a nuestros conocidos, a nuestros amigos e, incluso, a nuestros familiares...

Sufrimos unas semanas horrororas. Con miedo. Mucho miedo. Ahora, afortunadamente, empezamos a ver la luz al final de este túnel tan largo y siniestro. Pero seguimos caminando entre las tinieblas. Esperando llegar a la Fase 1 de la desescalada y poder reunirnos con nuestros seres queridos más próximos aunque sea con mascarilla y a dos metros de distancia. Por no hablar, por supuesto, de esa cerveza (o cervezas, mejor dicho) que estamos deseando compartir los amigos del gimnasio desde hace ya demasiado tiempo...

En plena transición hacia la nueva normalidad, que debe ser lenta para ser segura, echamos la vista atrás para recordar nuestro pasado. Y ayer recordamos que se cumplían 28 años de la primera Copa de Europa conquistada por el Barça. Fue el 20 de mayo de 1992. En Wembley. Con gol de Koeman en el minuto 111 de la prórroga. El técnico de aquel Dream Team, Johan Cruyff, nos dejó ya hace cuatro víctima de un cáncer.  También falleció en 2018 el presidente Núñez. Y el héroe de la final con su lanzamiento de falta está recuperándose en su casa de un grave problema cardíaco. Ha pasado media vida (justo media vida) desde aquella noche mágica de Londres que cambió la historia del Barça.

Desde entonces, han llegado cuatro Champions más. Pero ninguna como la primera. Porque jamás hemos vuelto a vivir aquellas sensaciones que eran tan nuevas para todos los culés. Los que éramos veinteañeros (y ahora ya pasamos de cincuentones) pudimos disfrutar de una euforia hasta entonces desconocida para el barcelonismo. Hemos celebrado después la Champions del Barça de Ronaldinho y Rijkaard. Las dos del Pep Team. Y la del tridente. Pero el recuerdo de aquella noche mágica del 20 de mayo perdurará, por siempre, imborrable...

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil