El Barça no levanta cabeza en liga

Ni eran tan malos... ni son tan buenos

OPINIÓN

J.Mª Casanovas

Frenazo y marcha atrás. El equipo quiere pero no puede. Su impotencia goleadora es manifiesta. Solo Dembélé tiene nivel para jugar en la delantera blaugrana. Coutinho desaprovechó una buena oportunidad dejando claro que es irrecuperable. Memphis cuando no marca no aporta nada y fue eclipsado por Bartra. Ducha de agua fría a cuatro días de jugarse la Champions frente al Bayern. La recuperación iniciada con Xavi quedó truncada de golpe. El Barça no mereció perder, pero tampoco hizo méritos para ganar. Frente a un gran Betis quedaron en evidencia. 

Koeman fue muy criticado cuando dijo “esto es lo que hay” pero los resultados parecen darle la razón. La plaga de lesiones limita el potencial de la plantilla y los jóvenes hacen más de lo que se podía esperar. Aunque no se quiera aceptar, es una temporada de transición donde el máximo objetivo es coger el tren de la Champions. El Barça es un equipo en construcción y no se pueden esperar milagros. Xavi es víctima de una plantilla desequilibrada y ha heredado un problema: en tres partidos en el Camp Nou, solo un gol. 

Ni eran tan malos hace un mes, ni ahora son tan buenos para recuperar el terreno perdido. Por mucho que se esfuerce Xavi, con los jugadores que hay no se puede aspirar a títulos. Es duro reconocerlo pero es necesario para no levantar falsas expectativas. Lo escribimos cuando fue presentado y la realidad nos da la razón. Xavi es un gran revulsivo pero no es la solución inmediata.

Sin potenciar la plantilla y soltar lastre, el panorama es sombrío. Frente al Betis no jugaron mal y la derrota puede considerarse injusta si tenemos en cuenta las ocasiones de gol creadas por los dos equipos. Pero el fútbol no se decide por méritos sino por goles. Los andaluces llegaron dos veces e hicieron dos goles (uno anulado por centímetros) lo que confirma la falta de solidez de la defensa, Araujo aparte ya que es de largo el central más en forma.

Ayer en el Camp Nou se puso en evidencia una realidad incuestionable: la Liga se está igualando, estamos asistiendo a la rebelión de los modestos. Los grandes ya no son tan grandes y los medianos crecen a ojos vista. El Betis hizo un partido práctico e inteligente.

Durante muchas fases tuteó al rival y demostró un nivel técnico excelente. Supo salir al contraataque con rapidez y aprovechó las pocas ocasiones que tuvo. A nadie puede sorprender que en la clasificación sumen siete puntos más que el Barça, que sigue anclado en puestos lejos de Europa. 

A partir de hoy hay que cambiar de chip. Olvidarse del traspié para ir a Múnich a dar la campanada. Tarea de titanes sin duda, pero no imposible. Xavi tiene que hacer de psicólogo y mentalizar a los jugadores. Solo vale la victoria, hay que ser valientes y decididos. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil