Esto es el Madrid: No le busquen explicación

Esto es el Madrid: No le busquen explicación

Lluís Mascaró
Los jugadores del Real Madrid celebrando el pase a la final de Champions
Los jugadores del Real Madrid celebrando el pase a la final de Champions | EFE

Ya lo he dicho y escrito en más de una ocasión, pero tengo que insistir: lo del Madrid no tiene ninguna lógica. No puede entenderse desde los parámetros futbolísticos normales. La explicación va más allá del entendimiento racional. No es deporte. Es magia. O brujería. O suerte. O puede que también constancia. Fe. Lo que está haciendo el Madrid en esta Champions no tiene nada que ver con el talento. Es, simplemente, una capacidad incomprensible de superar las situaciones más adversas. Lo hizo ante el PSG. Lo hizo ante el Chelsea. Lo hizo en el partido de ida ante el Manchester City. Y volvió a repetirlo anoche en el Bernabéu. Iba perdiendo 0-1 y en dos minutos le dio la vuelta al marcador con dos goles de Rodrygo (que acababa de salir al campo) y forzó la prórroga... en la que el inmenso Benzema clasificó al equipo blanco para la final con un tanto de penalti. Indescifrable. Surrealista. La épica del Madrid es capaz de hacerle ganar partidos perdidos y de conquistar títulos inmerecidos. Por eso tiene trece Copas de Europa...

La heroica del Madrid es envidiable. Como decepcionante es comprobar como grandes, grandísimos equipos, se diluyen ante el miedo escénico que genera la camiseta blanca y el Bernabéu. Un estadio que enloqueció con la remontada del conjunto de Ancelotti. El madridismo ya sueña con la decimocuarta. Ahora se ven capaces, incluso, de superar al todopoderoso Liverpool de Klopp. Pueden hacerlo. Sin duda. Esto es el Madrid. No le busquen explicación.

La Champions está en deuda con Guardiola. El mejor entrenador del mundo ‘solo’ ha ganado dos Copas de Europa, ambas con el Barça. Mereció más como técnico blaugrana y, de momento, no ha conseguido conquistar el máximo título continental ni con el Bayern (tres temporadas) ni con el Manchester City (cuatro temporadas).

Guardiola se resiste a admitir la superioridad del Madrid en la semifinal de Champions | PERFORM

El Barça de Pep fue, sin duda, el mejor equipo de la historia. El sextete logrado en 2009 continúa siendo un récord que difícilmente será igualado jamás. Guardiola dirigió a una generación de futbolistas irrepetible (con Messi a la cabeza) y construyó un conjunto prácticamente imbatible que acumuló 14 títulos en cuatro años y que humilló, reiteradamente, al Madrid, especialmente en el Bernabéu, donde ganó cinco de los siete partidos que disputó (incluyendo el mágico 2-6 del 2 de mayo del 2009), con dos empates y ninguna derrota. Aquel equipo perfecto hubiera merecido, al menos, una Champions más. Pero la complejidad de la competición (y algunos errores arbitrales) impidieron que Guardiola y el Barça ampliaran su palmarés. En el Bayern, Pep no pasó de semifinales y en el City perdió la final de la pasada temporada ante el Chelsea. Así pues, hace diez años que Guardiola no conquista la Copa de Europa desde el banquillo. Esta temporada tampoco podrá resarcirse... Algún día se hará justicia.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil