Luis Enrique y su fiel ejército de soldados

Luis Enrique y su fiel ejército de soldados

Lluís Mascaró
El seleccionador nacional español, Luis Enrique
| Fabio Ferrari/LaPresse via ZUMA / DPA

El espectacular debut de España en el Mundial ha catapultado a la selección de Luis Enrique al podio de favoritas al título. Una revalorización que contrasta con las decepciones de Argentina y Alemania. España arrancó su participación en Qatar’2022 con una brillante goleada ante Costa Rica que no solo la coloca como líder de grupo sino que supone una inyección tremenda de moral para el técnico y sus jugadores. El entrenador asturiano, cuestionado por muchos sectores de los medios de comunicación madrileños/madridistas, se ha cargado de argumentos para mantener su hoja de ruta haciendo caso omiso de las críticas. Ya lo hacía, porque se siente absolutamente respaldado por el presidente de la Federación, Luis Rubiales, y (lo que es más importante incluso) por sus propios futbolistas. Pero el triunfal arranque de torneo aún le reviste de más autoridad.

Esta unión inquebrantable entre el seleccionador y los jugadores es una de las claves del éxito presente y futuro. Gavi, en la entrevista exclusiva concedida ayer a SPORT, lo explica muy bien: “Nosotros salimos a ganar todos los partidos, con ambición. La intención contra Alemania será la misma que ante Costa Rica. Somos un equipo con mucha ambición y lo dejamos todo en cada partido, sea cual sea el rival. Todos trabajamos, todos tenemos que defender e intentar marcar”. Luis Enrique ha conseguido crear un ejército de soldados fieles a su líder, que no es otro que el técnico asturiano. Y con la mezcla de talento y compromiso, todo es posible. Incluso, por supuesto, volver a ganar un Mundial doce años después. 

El duelo del domingo frente a una Alemania que está contra las cuerdas no será, sin duda, tan plácido como el festival ante Costa Rica. Los germanos necesitan ganar, sobre todo si antes Japón se impone al conjunto centroamericano. Hansi Flick planteará una auténtica batalla por los tres puntos, que serán decisivos. España, aunque se encuentre con más dificultades para tener el control e imponer el ritmo del partido, debe seguir siendo fiel a su estilo. Habrá rotaciones, que son indispensables en un torneo tan corto e intenso y que también son la base de la estrategia de Luis Enrique para tener enchufados a todos los jugadores. Quieness son absolutamente intocables son los blaugranas Busquets, Gavi y Pedri. El tridente del centro del campo es imprescindible para imprimir el modelo de España. Que también es el del Barça...